LA CLAVE

Getxo permitirá a los mayores seguir usando la planta baja de la Nagusien Etxea

Fachada de la Nagusien Etxea de Romo. / PEDRO URRESTI
Fachada de la Nagusien Etxea de Romo. / PEDRO URRESTI

La asociación Ibar, en cambio, afirma que el Ayuntamiento va a «cerrar una a una las actividades» para trasladarlas a la Kultur de Romo

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

La reunión mantenida ayer entre Servicios Sociales de Getxo y jubilados de Romo tiene dos interpretaciones bien distintas. El Ayuntamiento de Getxo informó que se da la asociación Ibar Nagusien Etxea la posibilidad de seguir organizando sus actividades en la sede actual, «mientras no se produzca el cierre del centro». En una nota puntualizaron que «las personas asociadas podrán continuar realizando sus actividades (charlas, coro, talleres...) en la parte baja del centro». Y todo esto sucede tras rechazar la asociación de pensionistas el ofrecimiento del equipo de gobierno -formado por PNV y PSE- de trasladar toda su actividad a la Romo Kultur Etxea (RKE).

El goteo del trasvase anunciado por los responsables municipales ya ha empezado. A partir del viernes pasarán a la tercera planta del nuevo edificio construido en la plaza de Santa Eugenia los servicios de peluquería, masajista y podología. Allí todo está preparado para ponerlo en marcha.

El día 28 se llevarán nuevos equipamientos, como la sala de billar y el gimnasio a la RKE. Eso supondrá «el cierre de los mismos en el edificio de la calle Lope de Vega ya que, en aras a una lógica de gestión eficiente, no se contempla la duplicidad de los servicios».

Además de eso, desde la Administración local anunciaron que, «con el objetivo de aprovechar los recursos existentes, los antiguos equipamientos de los citados servicios serán trasladados a la residencia municipal, para su utilización».

El mensaje desglosado por las autoridades locales lo han interpretado de manera muy diferente los jubilados. Ayer el presidente de la junta directiva de la Nagusien Etxea no ocultó su «malestar» por el comunicado remitido por el Ayuntamiento. «Son todo mentiras», criticó Rafael Martín, quien se mostró partidario de seguir con el encierro previsto para la tarde del jueves en la antigua sede, aunque este punto confesó que «no me corresponde a mí decidirlo. Habrá que tratarlo en la asamblea de mañana (por hoy). Yo solo doy mi opinión», confesó.

A su juicio, el mensaje del gobierno municipal «deforma la realidad, porque lo que quieren hacer es un desmantelamiento de facto». Y la reunión de ayer con Servicios Sociales es un arma de doble filo. «Han usado un lenguaje muy suave y con mucha mermelada, pero nos han anunciado la muerte del centro. La carga de profundidad es que van a cerrar las actividades una a una».

El presidente de la junta directiva, que hasta ahora se ha mostrado sin fisura alguna con sus 10 miembros partidarios de que les dejen en los locales de Lope de Vega, anunció ayer que la pretensión del Ayuntamiento es «ir vaciando de contenidos y desmantelando. Nos están boicoteando la Ibar Nagusien Etxea».

La jugada no les ha gustado, porque precisamente la junta había contratado a peluqueros, masajista y podólogo. «Teníamos un contrato en vigor hasta el 31 de diciembre con la Nagusien Etxea y les obligan a romperlo». Otra cuestión que apunta Martín es que habían adquirido recientemente dos bicis estáticas para el gimnasio y que se las llevarán. «Nos parece una burrada lo que están haciendo. No nos quitéis lo que tenemos».

Temas

Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos