Getxo alerta a la Fiscalía de un 'cambiazo' en un proyecto de reforma en el Puerto Viejo

Los residentes denunciaron la «excesiva altura» del edificio / PEDRO URRESTI
Los residentes denunciaron la «excesiva altura» del edificio / PEDRO URRESTI

El pleno anula la licencia otorgada a la vivienda, en una zona de protección arquitectónica, tras constatar la irregularidad que destaparon los vecinos

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Alguien manipuló un proyecto de obra en el archivo de Urbanismo de Getxo, de tal forma que se permitió que una vivienda situada en un enclave protegido, en el Puerto Viejo, fuera reformada con un exceso de volumetría y recibiera después la correspondiente cédula de habitabilidad. El caso ha sembrado dudas sobre la seguridad de las instalaciones municipales. El último pleno rectificó la anomalía para poner orden y arreglar una iregularidad «grave».

La Corporación decidió anular la licencia concedida a esta vivienda, situada en el número 35 de la calle Ribera, y llevó el asunto a la Comisión Jurídica de Euskadi, a la Fiscalía, así como informar al departamento correspondiente de la Diputación vizcaína. Lo hizo con los votos a favor del gobierno (PNV-PSE), populares, Guk y Ciudadanos. Aunque el PP pidió querellarse para encontrar al culpable que dio el «cambiazo a los planos» al objeto de agrandar la superficie construida y la altura de esta casa del Puerto Viejo.

El asunto se ha descubierto por una denuncia vecinal. Todo empezó con la solicitud de una licencia de obras para reformar una vivienda unifamiliar, el 27 de enero de 1995. Aquellos planos obtuvieron el visto bueno foral necesario y después, el del Ayuntamiento de Getxo. Pasado el tiempo, se produjo la transmisión de la propiedad a una empresa y la Administración admitió subrogar el proyecto de reforma que obtuvo el anterior propietario. En agosto de 2008 esa mercantil pidió la licencia de primera utilización y el Ayuntamiento respondió que no existía inconveniente en informar favorablemente sobre el permiso de primera ocupación municipal solicitado».

El PP pide querellarse

Pero en abril de 2014, los vecinos denunciaron que se habían producido «ciertas irregularidades» que obligaron al arquitecto municipal a analizar el entuerto. El técnico comprobó que el proyecto que obraba en poder del Ayuntamiento y el que había ejecutado la firma que realizó las obras eran dos diferentes. Es decir, alguien cambió esa documentación del archivo de Urbanismo. «Gracias a Dios que una demanda de los vecinos del Puerto Viejo ha llevado a descubrir que lo que se ha construido no es lo que se acordó», dijo el portavoz de los populares. Eduardo Andrade apuntó que lo sucedido «abre una vía de incertidumbre sobre la situación de nuestro archivo», que tiene «deficiencias de seguridad muy graves», por lo que solicitó abrir «un proceso de reflexión». Andrade reclamó derribar lo construido y dar con los culpables. El camino escogido por los responsables municipales le pareció demasiado tibio. La razón es que «la Fiscalía puede archivar el asunto por considerar que no es un tema de suficiente importancia». No plantear una querella le hace «sospechar» que el equipo de gobierno (PNV-PSE) no quiere llegar al fondo del asunto. «La diferencia está en que si nos querellamos podemos formar parte del procedimiento penal pudiendo impulsarlo y hacer seguimiento del mismo hasta esclarecer lo sucedido», dijo.

Temas

Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos