Un ganadero detenido y otro investigado por dopaje de bueyes en Laukiz

Imagen de archivo de una prueba de arrastre de bueyes.

La Ertzaintza, que seguía el caso desde «hace meses», halló el martes en el Campeonato Mikel Deuna utensilios para estimular a los animales

EVA MOLANO

El dopaje de bueyes para aportarles una dosis extra de fuerza y optar a los suculentos premios que se ofrecen en los campeonatos de idi-probak sigue existiendo en Bizkaia, un territorio en el que la historia reciente de este tradicional deporte está salpicada de casos. El último suceso se produjo el pasado martes en la localidad de Laukiz, que celebraba una de sus pruebas más populares, dentro del LXI Campeonato Mikel Deuna, patrocinado por la Diputación, el Ayuntamiento y Kutxabank. Fue, precisamente, el último día del certamen, que comenzó el viernes, siguió el sábado y el lunes para finalizar el día 26 con la participación, cada día, de yunques de bueyes de entre cuatro y cinco ganaderos que debían arrastrar piedra de la localidad. Algunos, clásicos competidores de estas citas y campeones de muchas de ellas.

Las pruebas tenían lugar de nueve a diez de la noche, según establece el calendario de la Federación vizcaína. El primer premio ascendía a 1.500 euros y a 1.200 euros el segundo, si bien había galardones en metálico hasta para el que quedara en noveno lugar.

La Ertzaintza sospechaba desde «hace meses» que se iba a producir un caso de dopaje el martes en Laukiz, un municipio donde ya el año pasado murió un buey tras 21 minutos de competición. Agentes de la Sección Central de Investigación Criminal y Policía Judicial de la Policía autonómica se personaron en el probadero, acompañados por veterinarios adscritos al departamento foral de Agricultura. Y localizaron diverso material utilizado habitualmente «en las prácticas dopantes». Con la autorización del Juzgado de Instrucción número 4 de Getxo, detuvieron a uno de los ganaderos e imputaron a otro en calidad de investigado. Los veterinarios tomaron muestras de sangre y de orina de todos los bueyes inscritos en la prueba, que era puntuables para los premios Kutxabank, El Corte Inglés y Uribe Kosta. Los resultados de los exámenes serán comunicados a la autoridad judicial, aunque suelen demorarse en torno a cuatro semanas. La Ertzaintza mantiene abierta la investigación del caso.

Prisión e inhabilitación

El antecedente más grave se registró el 14 de agosto de 2014 en Erandio Goikoa. Dos bueyes de 800 kilos entrenados para arrastrar dos toneladas de piedra arrancaron la prueba con normalidad a las seis de la tarde. Poco después, agotados, se desplomaron y murieron en una de las esquinas del recinto que cobija el carrejo, con tres minutos de diferencia.

Los análisis confirmaron después que habían fallecido por sobredosis de anfetaminas, una droga estimulante que acelera el corazón, provoca euforia e inhibe la fatiga y que les provocó «sofocación y agotamiento extremo, disnesia, ataxia y temblores musculares que condujeron a su muerte agónica». El ganadero fue condenado a tres meses de prisión y un año de inhabilitación.

Temas

Laukiz

Fotos

Vídeos