El mar como fuente de riqueza

Varias personas practican windsurf en la playa de Ereaga, en una imagen de archivo. / PEDRO URRESTI
Varias personas practican windsurf en la playa de Ereaga, en una imagen de archivo. / PEDRO URRESTI

Getxo entra en la Ocean Work Center, una red de cooperación para el desarrollo de empresas ligadas a los deportes acuáticos

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

Getxo busca mayor protagonismo en el Cantábrico para generar riqueza económica en la ciudad. La puerta de entrada de cruceros a Euskadi persigue nuevos nichos de actividad y ayer abrió una nueva ventana al firmar el convenio de adhesión a la iniciativa 'Ocean Work Center Bilbao-OCW Bilbao'. Se trata de «un espacio de cooperación empresarial y tecnológica transfronteriza para el desarrollo de la industria de los deportes acuáticos y de deslizamiento», tal y como explicó Jokin Garatea, director del departamento Internacional de GAIA-Asociación de Industrias de las Tecnologías Electrónicas y de la Información del País Vasco y vicepresidente de Ocean Living Lab.

El acuerdo convierte a la localidad costera en «un laboratorio de iniciativas empresariales», según comentó con satisfacción el responsable de Hacienda y Promoción Económica, Inaxio Uriarte. En la aldea global, la comunicación es un escaparate que obliga a las empresas a conectarse y estar al día en las nuevas tecnologías para medrar. Eso es lo que ha ocurrido en el Atlántico. Primero el surf prosperó de tal modo en Aquitania que cuajó tras asentarse allí las delegaciones europeas de firmas punteras del sector del surf. «Entonces la influencia llegaba de Hossegor a Zarautz», recordó Garatea.

El representante de GAIA incidió en que ese origen industrial de Iparralde ha sido elemento tractor y ha dado así pie a la colaboración con 'Hegoalde', y pretende aportar nuevas tecnologías a ese desarrollo ligado a los océanos. Así que desde Getxo se han incrustado en esa red de conexión global que integra a universidades, empresas y administraciones, y que afecta al sector deportivo, pero también cultural y turístico. «Se les pone un escaparate para crecer rápido, que es lo que buscan las industrias, y tener contactos, start-ups...», como apuntó Garatea.

¿Qué se consigue con esto? Pues atraer a empresas foráneas, promocionarlas, desarrollar proyectos de I+D (Inteligencia+Desarrollo) y convertir a Getxo en otro referente del Cantábrico a la hora de acoger, por añadido, más actividades culturales como conferencias, seminarios, congresos y formación, por poner unos ejemplos. «A través de estas estructuras se les abre la comunicación a otros mercados», según destacó el vicepresidente de Ocean Living Lab. A Getxolan le tocará el papel de ofrecer asesoramiento y hasta formación en un arco económico muy amplio.

En la red de Ocean Work hay 100.000 usuarios, 130 marcas, 5.000 empleos de un sector que factura 2,8 millones y que con Ocean Tech forma un ecosistema de start ups. Aparte del deporte y las nuevas tecnologías, una de las cuestiones de gran desarrollo actualmente es la de la seguridad. En ese apartado se puede incluir a 'Emerid', un nuevo neopreno inteligente creado por unos jóvenes getxotarras. Los drones salvavidas para las playas o la propia ciberseguridad para objetos conectados en exteriores tienen cabida en esta amplia red en la que Getxo se ha incluido para abrir un nuevo nicho con el objetivo de crear empleo y conseguir un impacto amplio que también afecte al comercio y la hostelería locales.

Temas

Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos