El excesivo ruido de La Avanzada puede «producir agresividad»

Tráfico en La Avanzada. /manu cecilio
Tráfico en La Avanzada. / manu cecilio

El médico Mario Fernández analiza en Leioa los efectos de la contaminación acústica sobre la población

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA LEIOA.

El intenso tráfico en núcleos urbanos es «hoy por hoy la principal causa de contaminación tanto por ruido como atmosférica, con graves perjuicios para la salud, según alertan la Organización Mundial de la Salud como al Agencia Europea del Medio Ambiente» , defiendió el médico Mario Fernández López de Ahumada ayer en Leioa. Precisamente esta localidad es una de las más afectadas de Bizkaia por la circulación al estar dividida en dos por la carretera de La Avanzada, por donde transitan 114.421 vehículos a diario. Un contexto que se agrava por la «existencia de un porcentaje muy elevado de vehículos diesel que efectivamente producen menos efecto invernadero pero que genera más partículas y oxido de nitrógeno que los de gasolina, que hoy se considera más preocupante para la salud».

Este profesional de la medicina que cuenta con sendos Másteres en Salud Pública y Atención Sanitaria al Medio Ambiente, pone el foco en el caso de las partículas más finas «capaces de penetrar en el torrente sanguíneo al igual que el oxigeno y pueden aumentar los infartos de miocardio y los accidente vascucerebrales como los ictus». Los niños encabezan el 'ranking' de los más sensibles a esta contaminación «al estar más tiempo al aire libre», seguidos por personas con cardiopatías o enfermedades crónicas.

Fernández López de Ahumada, también alerta que «el ruido generado por el tráfico tiene efectos sobre el desarrollo neurológico». En el caso de los más pequeños vuelven a ser los más expuestos «incluso en el vientre materno durante el embarazo. a través del líquido amniótico perciben los ruidos importantes». Este médico estuvo ayer en Leioa para participar en las Jornadas sobre Movilidad y Calidad de Vida organizadas por EH Bildu, donde también tuvo palabras para La Avanzada. Según dijo, en esta carretera «la contaminación acústica puede alcanzar «hasta 75 decibelios cuando a partir de los 80 incluso pueden producir situaciones de agresividad».

A la hora de buscar soluciones, a estos daños producidos por el tráfico reconoce que «no es fácil. Se necesita la conciencia de la población y también de las autoridades». En este sentido, defiende que «las barreras verdes en las carreteras son importantes al absorber ruidos y contaminación. También el cambio del asfalto alivia la situación, pero mientras no se aborde la situación en serio son meramente parches». Respecto al proyecto para unir con dos túneles ambas márgenes de la ría, entre Getxo y Portugalete, lo considera una «huída hacia adelante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos