Euskotren amplía a diciembre el periodo de pruebas de la línea Lutxana-Sondika

E. GUDE SONDIKA.

Euskotren prevé alargar hasta diciembre el periodo de pruebas de la lanzadera que conecta Lutxana y Sondika. El servicio permaneció activo de forma provisional durante dos años mientras se remozaba la estación del Casco Viejo para su posterior conexión con la Línea 3 del metro. Concluida la obra, y reabierta la tradicional línea Bilbao-Lezama, se preveía suspender los trenes que partían desde el barrio de Erandio rumbo al Txorierri. Sin embargo, la demanda de los viajeros, respaldada por instituciones locales y el comité de empresa de Euskotren, propició que el operador ferroviario anunciara el mantenimiento del servicio en fase de pruebas, desde abril y durante seis meses.

Pese a que las expectativas de viajeros no eran halagüeñas y en Euskotren se barruntaba que se registraría un insuficiente tráfico con la reapertura de la estación de las Siete Calles, los datos arrojan una cantidad suficiente de entre cincuenta y setenta personas, con el consiguiente cambio de estrategia. De entrada se alarga el periodo de pruebas hasta el 31 de diciembre, con vocación de que la lanzadera continúe en el tiempo, aunque acotando el servicio a los usos de los viajeros para garantizar su eficiencia.

Al margen de criterios de sostenibilidad, se pretende generar las mínimas afecciones al paso de los convoyes, que rebasan varios pasos a nivel en su recorrido hacia el Txorierri. El impacto se acentúa en pico de tránsito por la carretera de Asua y las distintas áreas industriales.Se avecina un nuevo capítulo en la dilatada historia de una línea que ya se suspendió en 1975 por el mal estado de la infraestructura. Cuando un lustro después el Gobierno vasco se hizo con su gestión optó por revitalizarla. La última cancelación data de 1997, aunque, en aquella ocasión, por bajo uso. Reactivada en 2015 con carácter provisional, nuevamente se resiste a desaparecer.

Fotos

Vídeos