LA CLAVE

Eusko Trenbide recuperará el edificio de la antigua estación de Neguri

Una clienta entra al estanco el jueves, su último día abierto. / T. IZAGIRRE
Una clienta entra al estanco el jueves, su último día abierto. / T. IZAGIRRE

La empresa pública abre la puerta a que la familia que regentaba el estanco disponga de un local en el futuro, una vez acabe la restauración del inmueble

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

La empresa pública Eusko Trenbide Sareak (ETS) recuperará el edificio protegido de la antigua estación del ferrocarril de Neguri. Tras cerrar ayer la persiana las propietarias del estanco 'La Cantina', ya se puede proceder a apuntalar esta construcción que, junto a la de la estación de Plentzia, es el único ejemplo que pervive de aquellos inmuebles de la antigua línea de tren donde se vendían billetes y los usuarios tenían un espacio cubierto donde guarecerse.

El establecimiento ni siquiera abrió ayer al público tras el ultimátum del Ayuntamiento de Getxo. Les dieron cinco días a las dueñas - Arantza, Rosario y María José Sarria- para que bajasen la persiana por cuestiones de seguridad. Desde ETS explicaron que los trabajos se prolongarán más de los seis meses que, como mínimo, requería la Administración local. Lo primero será apuntar el histórico edificio, después contratar la redacción del proyecto de reforma, adjudicar las obras e iniciarlas, una vez Patrimonio de la Diputación dé su autorización. Con tantos trámites por delante ETS no se atreve a dar un plazo concreto para el final de los trabajos.

Lo que sí hace es indicar qué se va a hacer en el inmueble. Se rehabilitará el tejado, reforzará el edificio para garantizar su solidez y se eliminarán las humedades que le afectan.

Para las tres mujeres se han quedado sin negocio la renovación llega en mal momento. La solución de disponer de locales provisionales ha quedado en el aire. «No es competencia del Ayuntamiento, pero sabemos que ETS mantiene conversaciones con las propietarias y esperemos que lleguen a un acuerdo», explica Joseba Arregi, edil de Urbanismo.

Eusko Trenbide confirma estos contactos y deja abierta la puerta a que regresen en el futuro, una vez concluya la restauración de este histórico edificio ferroviario. Aunque con otras condiciones. «Hasta ahora pagaban una renta antigua, de 1977, así que al renovar el edificio habrá que revisar y renovar ese alquiler», indican desde ETS.

Los vecinos de la zona ya han mostrado su «tremendo malestar» por el cierre de este negocio decano que abrió la abuela de estas mujeres sobre 1937. Asunción Irizar perdió a su marido cuando la casa donde vivía en Bilbao fue alcanzada por una bomba lanzada por un avión en la Guerra Civil. «Entonces daban la licencia de estanco a las viudas», recuerdan sus nietas, la tercera generación de la misma familia que ha regentado este mítico negocio del barrio getxotarra. Esta mujer tenía siete hijos y la ubicaron en la antigua estación, en un edificio cercano donde tenía servicio de bar y vendía tabaco.

Pero la nueva red del metro tuvo que cambiar cosas en Neguri. Las nuevas unidades no podían parar en esa curva que había, así que colocaron el apeadero más adelante. Y en el pequeño edificio de 'La Cantina' colocaron grupos electrógenos. Eso obligó a pasar el estanco a donde está en la actualidad.

El edificio cayó en el abandono, hasta que hace un año su competencia recayó ETS. Los partidos de Getxo se quejaron desde 2008 de la situación de un inmueble y la arquitecta municipal recogió el pasado en su informe sobre el inmueble que su deteriorado estado generaba «situaciones de máximo riesgo» para los trabajadores, los clientes y las personas que pasaban junto a él. Desde Guk culpan al equipo de gobierno de no haber actuado antes en el inmueble y lo consideran «una irresponsabilidad».

Temas

Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos