La estación de metro de Gobela cerrará de lunes a viernes por obras de mejora

Obras de instalación de la marquesina en 2005. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Obras de instalación de la marquesina en 2005. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El CTB renovará la marquesina ampliada hace 12 años contra la lluvia y el frío. Los usuarios podrán usar los apeaderos de Las Arenas y Neguri

TXEMA IZAGIRRE GETXO.

La estación del metro de Gobela permanecerá cerrada desde el próximo lunes 13 hasta las 6 de la mañana del sábado 18 por las obras de renovación de la cubierta. El tajo, con un coste de 60.000 euros, se centrará en la colocación de una nueva marquesina en el apeadero porque la actual se encuentra en mal estado y tiene goteras de las que se han quejado los usuarios. Mientras la estación pertenezca cerrada, los usuarios podrán utilizar la de Las Arenas y la de Neguri. La de Gobela funcionará con normalidad el sábado, pero las obras seguirán. La ‘visera’ estará completamente renovada para la última semana de diciembre. Para reducir el impacto en los usuarios, Metro Bilbao ha decidido realizar el resto de las tareas por la noche durante las otras cinco semanas siguientes. Así evitan incidencias. En cualquier caso, la realización del proyecto causará una afección directa en la reducción de plazas de aparcamiento en esa zona.

Será obligatorio ocupar parte de la Avenida de Negubide, donde no se podrá ni aparcar ni acceder entre las once de la noche y las seis de la mañana desde el lunes y durante el mes y medio que dure la obra.

El deterioro de la cubierta metálica se ha producido por las inclemencias de la climatología, lo que obliga a sustituir este elemento formado por una estructura principal de acero de la que suspenden unas placas de hormigón. La diferencia con la nueva radica en que van a colocar un canalón central que permitirá desaguar el agua de lluvia, lo que deteriorará menos la marquesina, que fue instalada en 2005. Los andamios se colocaron a finales de febrero de ese año para prolongar quince metros la que cubría el apeadero. La dificultad del montaje obligó a limitar temporalmente la velocidad de las unidades a veinte kilómetros por hora en la zona. Las obras pretendían evitar, como ocurría en otras estaciones, que en los días más fríos y lluviosos muchos viajeros se refugiaran en los corredores de acceso a los andenes. Las primeras obras se llevaron a cabo en 2001 y también afectaron a otras cuatro paradas de la Margen Derecha. En todas ellas, los operarios instalaron hileras de mamparas en los apeaderos para proteger a los usuarios.

Fotos

Vídeos