Erandio sacará a concurso los puestos en los mercadillos en 2018 por primera vez en 23 años

La explanada de Altzaga, que también se usa como parking, sufre un importante desgaste. / PEDRO URRESTI
La explanada de Altzaga, que también se usa como parking, sufre un importante desgaste. / PEDRO URRESTI

El Ayuntamiento realizará una reforma previa de la explanada del baratillo principal para mejorar las condiciones de venta. El de Astrabudua se mueve a la plaza Mendiguren

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

El Ayuntamiento de Erandio sacará a concurso en 2018, por primera vez en 23 años, los puestos de venta de los mercadillos de la localidad, para cumplir con la nueva ordenanza de venta ambulante que se aprobó en el pleno, y que trata de imponer cierto orden en el funcionamiento y en la estética de los baratillos. Hasta ahora se regían por una normativa aprobada hace más de dos década que se había quedado anticuada y que el propio Ararteko instó a modificar para que se estableciera un reparto más justo de los permisos, ya que las mismas familias copan los mismos puestos desde hace muchos años. Además de regular el acceso a las licencias, la ordenanza también impone un control sobre las autorizaciones. El Ayuntamiento esperará a que concluyan las actuales concesiones que tienen los comerciantes. «Lo harán a inicios del año que viene», destacó el responsable del área de Consumo. Jorge González no cree que «cambien mucho los actuales destinatarios de las licencias, no creemos que se presenten muchos más al concurso de los que ejercen ahora» tanto en Altzaga como en Astrabudua, un barrio en el que el mercado, con motivo de las obras del parking, se ha trasladado a la plaza Mendiguren.

Actualmente existen cerca de 113 puestos, un centenar de ellos en Altzaga, y el resto en Astrabudua. Pero además, el Ayuntamiento realizará un lavado de cara a la explanada en la que se celebra el principal baratillo. La operación urbanística consistirá en la urbanización de la explanada que cada lunes atrae a miles de personas y la reparación de las aceras. «Al repintar los puestos realizaremos alguna modificación en la situación de los stands y, por el momento, no sabemos si será el mismo número más o menos», explicó el delegado de Consumo, que reconoció que «muchos puestos están medio borrados y el suelo presenta agujeros que producen charcos en días de lluvia, y además pueden ocasionar lesiones y caídas». El objetivo pasa por «mejorar las condiciones tanto de los propios comerciantes, como de los compradores».

Reclamaciones

La nueva ordenanza introduce importantes novedades, como que las nuevas licencias tendrá una vigencia de cuatro años. Además, los concesionarios deberán atender las reclamaciones en el mismo puesto, y en los comprobantes de venta deberá constar una dirección donde se atenderá cualquier queja. Las faltas leves, como no exhibir en un lugar visible la autorización, ocupar más espacio del permitido o incumplir el horario autorizado, o la utilización de megafonía sin permiso oficial podrán acarrear una sanción de entre 100 y 750 euros. Esta multa se podrá incrementar hasta los 1.500 euros en los casos de infracciones graves. Por último, los incumplimientos muy graves, como deficiencias sanitarias, supondrán una sanción de hasta 3.000 euros y la pérdida de la autorización de venta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos