Educación reitera su «voluntad» de construir un nuevo instituto en Sopela

Barracón colocado en el colegio Zipiriñe. / PEDRO URRESTI
Barracón colocado en el colegio Zipiriñe. / PEDRO URRESTI

El gobierno convocará un concurso para comprar la parcela y estudiará utilizar una municipal en Loiola

TERRY BASTERRA SOPELA.

El Gobierno vasco comunicó ayer que la primera quincena de diciembre está prevista una reunión entre la viceconsejera de Educación y el alcalde de Sopela para tratar los problemas de espacio que afectan al colegio Zipiriñe y los planes del Ayuntamiento para poner a disposición del Ejecutivo vasco el terreno necesario para levantar un instituto que a su vez, permita desahogar el centro público de Infantil y Primaria. El Ejecutivo reitera su voluntad de construir un nuevo instituto y recalca que «el retraso» se debe a que no han puesto a su disposición la parcela necesaria para albergarlo. Las mismas fuentes explicaron que se descartó ampliar el colegio de Zipiriñe «por razones técnicas». Y aclararon que la instalación de un módulo en el patio se debe a una petición de la dirección para habilitar allí el aula de música. Los padres de este colegio, por su parte, han convocado una marcha este viernes por la tarde para protestar contra la saturación de las aulas.

El equipo de gobierno (conformado por PNV y PSE) está dispuesto a comprar por 2 millones una parcela para cederla a Educación. El alcalde, Gontzal Hermosilla, anunció ayer en el pleno que convocará un concurso en 2018. EH Bildu y la edil no adscrita Manuela Ruiz pidieron activar el acuerdo alcanzado en la anterior legislatura entre Ayuntamiento, Gobierno vasco y los propietarios de unos terrenos en Abaro que posibilitaba la cesión anticipada de los mismos, una alternativa que permitiría a las arcas locales ahorrar costes. El portavoz de la coalición, Guillermo Vio, insistió en la necesidad de que Sopela disponga de dos colegios y en que consideraría positivo que los propietarios y el Consistorio limasen diferencias para hacerlo posible. La edil no adscrita también se decanta por este terreno y por aplicar el artículo 188 de la Ley del Suelo, vía decreto de Alcaldía, para activar el acuerdo alcanzado y ejecutar la cesión anticipada del 15% de la superficie de la parcela de Abaro para destinarla a uso educativo. «De esta manera podría estar a nuestra disposición en 4 meses. Sería la solución más rápida», afirma.

El alcalde explicó que esta opción «es inviable jurídicamente», ya que permite obtener de forma anticipada el terreno «pero no la propiedad del mismo». Además, se desconoce si esa pastilla en concreto tendría el tamaño suficiente y el coste de expropiación del resto del terreno que, en su caso, fuera necesario. El regidor, mientras, se mostró dispuesto a «estudiar» la opción que defiende DB-TU, que apuesta por levantar el nuevo centro en suelo público en la zona de Loiola. Esta formación insta a reagrupar todas las parcelas de las cesiones en este sector para poder disponer de una bolsa de suelo de más de 4.000 metros cuadrados que destinar a uso educativo. La iniciativa fue presentada en abril de 2016.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos