Kilómetros de solidaridad en familia en Getxo

Nadie se quedó atrás en una carrera en la que reinó la diversión y las ganas de hacer deporte en compañía de hijos, padres, aitites, hermanos... / Pedro Urresti

La V Carrera Familiar organizada por EL CORREO inundó de una marea roja el Puerto Deportivo

MARTA FDEZ. VALLEJO

«Hacer deporte en familia y contribuir a una buena causa». Son las razones que llevaron este domingo a Ane y Marta Hervás, Aitor Eskubi y los pequeños de la familia, Iker y Jon, a calzarse las zapatillas de deporte, ponerse el dorsal y completar la carrera solidaria en el Puerto Deportivo de Getxo. Al igual que este grupo de Algorta, los cerca de 1.300 participantes en la V Carrera Familiar organizada por EL CORREO derrocharon ilusión y convirtieron la jornada deportiva en una fiesta. No era una competición, pero hubo un gran premio: este reto solidario logró recaudar 2.260 euros para una agrupación dedicada a ayudar a niños con déficit de atención e hiperactividad.

La lluvia amenazó durante la mañana pero no desanimó a las familias, que poco antes de las once inundaron el paseo del Puerto Deportivo con una marea roja. Sólo había que ver los preparativos de la carrera para comprender que era una 'maratón' muy especial: jóvenes parejas con sus bebés en la mochila o en carritos, aitites de la mano de pequeños que apenas caminaban, equipos repletos de hermanos, primos, sobrinos y hasta mascotas. Y todo artilugio era poco para que ningún miembro de la familia se quedara en el camino: abundaron los niños en patinetes y motos de juguete. «Es la segunda carrera familiar que hacemos. En la primera el niño tenía apenas tres meses. Estamos tres generaciones. Hemos venido con mi padre, que es el que nos ha animado y el que nos apunta», explicaba Borja Angiano que participaba con su hermana Cristina y su pequeño Borja en brazos.

Juegos y sorteos

Hubo una sesión colectiva de calentamiento antes de la salida y estiramientos al acabar. Entre los corredores que preparaban sus músculos para la carrera estaba Isabel Cabello, de 74 años, habitual ya en estas citas deportivas y solidarias. «Me he pasado la vida trabajando y cuando que me jubilé empecé a correr. El deporte es muy bueno, mejor que quedarse en casa sentada», explicaba junto a su hijo Jesús Mari, que se lleva a su madre a todas las carreras.

La familia Vallejo reunió ayer a tres generaciones. Iker, Naroa, Ane, Zohartze y Gentzane son los más jóvenes. | El aitite es Bernardo y Erik, de 14 meses, el nieto. Toda la familia Palomero corrió ayer, hasta su perro Key. | Fue el estreno en una carrera de los pequeños de los Bravo Cobo, Andrea, Izaro, Nerea, Olatz y Daniela.

«Nos gustan estos planes porque permiten hacer ejercicio en familia y, además, contribuimos a un fin solidario. Es nuestra tercera carrera», comentaban los Palomero, de Astrabudua, antes de iniciar un recorrido que completaron empujando el cochecito del pequeño Erik. La salida se dio escalonada para tres categorías: las de grupos de una generación, de dos y de tres. El recorrido de 1,5 kilómetros se podía hacer hasta cinco veces. Hubo camiseta oficial para los corredores, dorsales de diferentes colores según la categoría y hasta avituallamiento. Y como no era una competición reinó la diversión. Los hinchables, la música y el sorteo de regalos completaron la fiesta.

«Eventos como este ayudan a dar a conocer a la sociedad un problema que afecta al 5% de los niños»

La solidaridad fue la ganadora de esta carrera. El reto benéfico logró recaudar 2.260 euros para la agrupación AHIDA, de Getxo, que atiende a niños con Trastorno por Déficit de Atención (TDH) e Hiperactividad. Su presidenta, Itziar Orive, explicó que este problema afecta a un 5% de los menores y que, eventos como el de ayer, permiten que la sociedad, los colegios y las familias «conozcan» el problema y puedan atender y tratar a los pequeños. «No son niños que molestan en clase porque sí. Tienen una disfunción y con el tratamiento adecuado salen adelante», subrayó.

El grupo de compañeras del colegio Irlandesas Sofía, Belén, María, Marina, Carla y Lucía, con dos madres. | Son el ‘Pekele Team’. Laia, June, Natalia, Andere, Markel, Sara y Nerea, de 3 a 5 años, son ‘compis’ de ‘guarde’ y se llevaron a sus padres. | Lucía, Aitana y Candela corrieron con sus originales ‘camiseta-vestido de flecos’.

Temas

Getxo

Fotos

Vídeos