Dos detenidos en Getxo cuando trataban de estafar a mayores con el 'timo de la estampita'

Una patrulla de la Policía Local sorprendió a dos personas, residentes en Toledo y especializados en este delito, cuando abordaban a un vecino de 78 años

ELCORREO.COM

La Policía Local de Getxo detuvo este lunes a dos individuos por un presunto delito de estafa cuando trataban de engañar a un hombre de avanzada edad con el 'timo del tocomocho'. Las detenciones se produjeron al mediodía, cuando agentes en servicio de paisano, que llevaban a cabo tareas de prevención en Romo, detectaron la presencia de los dos sujetos y una mujer a bordo de vehículo, cuya actitud les resultó sospechosa: simulando no conocerse, contactaban con personas de edad avanzada y conversaban con ellas, dando la impresión de que uno de los varones sufría algún tipo de discapacidad intelectual y los individuos simulaban no conocerse.

Tras observar como un hombre de 78 años subía al coche, los agentes procedieron a interceptarlo y comprobaron cómo en su interior los individuos portaban todos los elementos necesarios para llevar a cabo el conocido como 'timo de la estampita', con el que pretendían engañar a la víctima. Por ello, se procedió a la detención de los dos varones por un presunto delito de intento de estafa. Según ha informado la Policía local, ambos residen en Toledo y cuentan con antecedentes por hechos similares en diversos lugares del Estado.

Una estafa centenaria

Junto con el 'tocomocho', el 'timo de la estampita' es una estafa que sigue vigente a pesar de contar con más de un siglo de antigüedad. La víctima -nomalmente personas mayores, más susceptibles de 'tragarse el anzuelo'- es abordada por un estafador, que finge tener mermadas sus facultades mentales. Lleva un sobre supuestamente lleno de billetes a los que no da importancia, las 'estampitas'. Entra entonces en escena un segundo timador, el 'gancho' que convence a la víctima para que juntos engañen al presunto discapacitado ofreciéndole una pequeña cantidad de dinero por sus estampitas. Después de entregar el dinero, la víctima recibe el sobre que, en realidad, contiene recortes de papel.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos