«Los destrozos en los coches los hacen cuando vuelven de fiesta cada fin de semana. Es un infierno»

Daños en uno de los coches./E. C.
Daños en uno de los coches. / E. C.

Residentes del Antiguo Golf denuncian ante la Ertzaintza los reiterados daños que sufren sus vehículos y acusan a los adolescentes que hacen botellón en Artaza

TXEMA IZAGIRRE

«Esto es un sin vivir. Bajamos de casa temblando para ver cómo te vas a encontrar el coche, porque cada fin de semana esto es un infierno que se repite. Causan destrozos en cadena. El último fin de semana hubo 10 afectados». El que habla es un vecino del Antiguo Golf, un barrio de Getxo en el que los ataques a los vehículos estacionados en la calle se repiten con «demasiada asiduidad». Los residentes no tienen duda de quiénes son los autores de estos adolescentes: «Son los chavales que van a hacer botellón al parque de Artaza y al volver hacen estas gamberradas que nos tienen a todos hartos».

Algunos vecinos del Antiguo Golf afectados por estos actos de vandalismo prefieren reservar su identidad. Otros como José Ramón Zubizarreta no se esconden. Él ha interpuesto ya una denuncia ante la Ertzaintza por estos hechos. Hace dos sábados se encontró su Mercedes, aparcado en la calle Luis López Osés, con la puerta del copiloto totalmente rayada y el retrovisor colgando. No era el único. Otros diez vehículos estacionados en la misma calle presentaban un aspecto similar.

«Reparar los daños de mi coche costará unos mil euros, así que esto no es una chiquillada. Tienen que ponerle freno como sea», reclama este vecino que, como otros residentes, exige mayor presencia policial en la zona las noches del fin de semana. Zubizarreta no esconde su tremendo malestar con unas prácticas vandálicas que se repiten para quebradero de cabeza de los residentes que aparcan en las inmediaciones.

El parque de Artaza es un lugar habitual de botellón desde hace lustros. Allí se reúnen cada fin de semana decenas de jóvenes, sobre todo adolescentes, la mayoría para consumir alcohol y drogas. «Los destrozos en los coches los hacen cuando vuelven de fiesta cada fin de semana. Siempre sucede de madrugada. Esto es un infierno», indica Zubizarreta, quien es de la opinión de que «se tiene que saber lo que pasa aquí, en la calle Luis López Osés, porque estamos más que hartos».

Otro vecino traslada también la preocupación generalizada respecto al estado de sus vehículos. «Aquí, en el Antiguo Golf, la lotería es que no te hayan roto el retrovisor el fin de semana. Fíjate que lotería más triste para un barrio residencial de Getxo», asegura.

Los residentes reclaman soluciones ya. Requieren la presencia de patrullas «porque por aquí no se ve ni a un policía municipal de noche nunca. Queremos que les atrapen de una vez porque tenemos derecho a vivir tranquilos». Zubizarreta insiste en que «hay que enseñar a esos chavales que rompen los coches ajenos causan un daño importante. Hay que poner fin a esto de una vez por todas. C ausar destrozos en 10 coches en una noche no es una broma. Es más que una gamberrada».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos