Cuatro décadas dando voz a la tradición

El coro vivió su época «dorada» en las décadas ochenta y noventa, pero sigue al pie del cañón. / IRAUNKOR
El coro vivió su época «dorada» en las décadas ochenta y noventa, pero sigue al pie del cañón. / IRAUNKOR

El Coro Iraunkor de Plentzia, surgido de un grupo de txikiteros, sigue manteniendo viva la música coral en la villa marinera

VIRGINIA URIETA PLENTZIA.

No resulta fácil ponerle voz al ambiente, a la tradición o al sentimiento. Tampoco estar al pie del cañón durante décadas sorteando todo tipo de obstáculos. El coro Iraunkor de Plentzia nació, hace ahora 40 años, de un grupo de txikiteros que cantaba en los bares del pueblo. «Don Luis, el sacerdote de aquel momento, les animó a formar el grupo de txikiteros y cantar en Santa Águeda para recaudar dinero para la Residencia Elorduy de Barrika, algo que todavía hoy siguen haciendo. Continuaron cada vez más motivados y empezaron a cantar más a menudo, por ejemplo, en misas y en las fiestas de Barrika», cuenta Saioa Unibaso, secretaria del coro y miembro desde los 14 años. Ya en 1977 decidieron constituir el grupo de voces graves, bautizando el coro con el nombre actual. Su primera actuación fue en la Semana Coral de Begoña, en la que debutaron con un canto «muy complejo» con acompañamiento de una banda de txistularis. Son en la actualidad 30 voces -fueron 40 graves en sus inicios- y celebran su aniversario en la villa que les vio nacer después de haber pasado por diversas etapas, una de ellas incorporando a las mujeres a sus 'filas', allá por 1981.

«Cuando pasó a ser coro mixto fue cuando más miembros llegamos a tener, llegando a las 50 voces, y cuando más éxitos cosechamos, ya que los años álgidos fueron los 80 y principios de los 90. Participamos entonces en diversos certámenes», recuerda Unibaso, que narra con cariño el concierto benéfico que realizaron junto al grupo argentino 'Opus 4' que celebraron en 2008. Otros hitos han sido su 25 aniversario, además de la grabación de un disco en 2013. En Plentzia siempre ha existido una fuerte tradición coral, ya que anteriormente a los txikiteros, existía la llamada Masa Coral, un coro mixto en el que participaban muchos vecinos que posteriormente formaron parte de Txikiteros y de Iraunkor.

Relevo generacional

«También se inició el proyecto del coro txiki, desde 1994 hasta 2000, dirigido por la entonces coralista Inés Peña Zalbidea. Con este grupo de voces blancas se fomentó esta tradición coral, intentando hacer cantera y relevo generacional, llegando a estar compuesto hasta por una treintena de voces». En 1995, Peña Zalbidea pasó a ser la directora del coro de adultos, hasta la actualidad. Ahora, «el futuro es incierto, ya que hay problemas con el relevo generacional», aunque en los últimos años han dado la bienvenida a varias incorporaciones y el número de coralistas se está manteniendo. «Queremos continuar haciendo lo que nos gusta, que es cantar, y promover el amor por la música que todos sentimos. Siempre intentando mantener viva la tradición de música coral que tenemos en Euskadi».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos