La Corte Arbitral resolverá la millonaria reclamación de la contrata de Pinosolo al Ayuntamiento de Leioa

El polideportivo estaba valorado en 58 millones, pero su construcción se paralizó por irregularidades. /EL CORREO
El polideportivo estaba valorado en 58 millones, pero su construcción se paralizó por irregularidades. / EL CORREO

El organismo de la Cámara de Comercio de Bilbao seguirá adelante con el arbitraje, en el que el gobierno local no quiere participar

ERLANTZ GUDE LEIOA.

Un especialista en conflictos mercantiles resolverá la reclamación que la adjudicataria del fallido polideportivo de Leioa realiza al Ayuntamiento. El árbitro designado por la Corte Arbitral de la Cámara de Comercio de Bilbao para mediar en el litigio entre la institución local y la Unión Temporal de Empresas que debía construir el equipamiento de Pinosolo, que exige una compensación de 3,2 millones, ha rechazado la suspensión de la mediación que pide el Ayuntamiento. El pleno incluso ha recurrido al Tribunal Superior de Justicia para evitarla, pero el proceso sigue adelante y podría resolverse de forma perjudicial para el Consistorio, que eso sí, tendría la opción de apelar el laudo a los tribunales. En caso contrario, la contrata también encauzará su reclamación millonaria a través de la justicia ordinaria.

Situado junto a las piscinas de Pinosolo y muy cerca del emblemático skatepark, casi en la muga con Getxo, el polideportivo pretendía hacerle sombra al de Fadura y albergar el mayor balneario urbano de Bizkaia. Las obras iban a comenzar en 2010, pero solo llegaron a moverse las tierras. El tajo, de 58 millones, recayó en tres ocasiones en la misma licitante.

Tras la anulación del proceso al considerarse probado en los tribunales el intercambio de datos entre el estudio de arquitectura Aros –que formaba parte de la UTE Pinosolo junto a la constructora Viuda de Sainz–, y la firma Arcain, que integraba el comité evaluador, la adjudicataria exige una compensación porque «ninguna sentencia dictamina que deba suspenderse el contrato». Y recurrió a la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bilbao, una posibilidad recogida en el contrato.

Rechazo

Pero el Ayuntamiento de Leioa certificó en enero su rechazo a la mediación a través de un decreto de alcaldía. La alcaldesa Mari Carmen Urbieta explicó que el despacho de abogados que les asesoraba les había respondido que el ser una administración pública, impedía que prosperase la solicitud de mediación a la Corte de Arbitraje formulada por la UTE. La regidora también detalló a lo largo de aquella sesión que la comisión permanente de este organismo había solicitado al Consistorio la aportación de más de 9.000 euros como fondo, la participación municipal en la elección del árbitro y el personamiento de la propia Urbieta en el proceso. La alcaldesa explicó que se había negado a cada una de las peticiones, y garantizó que no modificaría su postura.

El equipo de gobierno ha tratado de desentenderse de las decisiones tomadas por la extinta sociedad que validó la adjudicación –Leioa Kirolak–, pese a que estaba plenamente participada por la Administración local. De hecho, la defensa de la UTE siempre ha mantenido que, tras la desaparición de Leioa Kirolak, el Consistorio hereda su posición, y responde ante las acciones que se emprendan contra la sociedad mercantil.

Así, se cierra a cualquier posibilidad de negociación para que las empresas canalicen su millonaria reclamación a través de la justicia ordinaria. Una eventual condena judicial – el Consistorio está convencido de que no se produciría– podría demorarse varios años. Pero de momento, el proceso de arbitraje seguirá, «aunque el Ayuntamiento no quiera colaborar».

Fotos

Vídeos