Los comerciantes de Berango muestran su hartazgo tras una nueva oleada de robos

Los amigos de lo ajeno actuaron en la arteria principal de la localidad, /PEDRO URRESTI
Los amigos de lo ajeno actuaron en la arteria principal de la localidad, / PEDRO URRESTI

Tres establecimientos de la calle Sabino Arana fueron el fin de semana víctimas de los cacos, que han causado grandes estropicios

I. SÁNCHEZ DE LUNA BERANGO.

Los establecimientos comerciales ubicados en la calle Sabino Arana, la arteria principal de Berango, han vuelto a convertirse el pasado fin de semana en objetivo de los ladrones. Concretamente en la madrugada del pasado domingo intentaron robar en un bar, una ferretería y una frutería situados a escasos metros los unos de los otros.

En los dos primeros no lograron acceder al interior, pero si en la Frutería Gracia, causando importantes daños. El dueño, Luis Gracia, detallaba ayer que «el estropicio es fuerte. Nos han roto la persiana, el cristal y parte del equipo informático, aparte de revolver todo». En su caso, «es la primera vez que nos sucede en cuarenta años que llevamos abiertos», pero a renglón seguido apunta que «esto no quiere decir nada porque en lo que llevamos de año, en esta calle se han producido mínimo una docena de robos y ahora nos ha tocado a nosotros». Una opinión compartida por el titular del estanco Ansoleaga, Fernando Ansoleaga, a quien hace unos meses atracó un joven armado con un cuchillo que, afortunadamente pudo ser detenido unos minutos después escondido entre unos matorrales. «Voy a tocar madera porque en esta ocasión no me ha vuelto a tocar a mí, porque últimamente hay muchos casos en Berango», dijo. Según su relato, en el entorno de Sabino Arana «han entrado en diversos bares, en la farmacia, el Hogar Jubilado y en el batzoki en diversas ocasiones a lo largo del año».

«Da asco abrir el comercio»

Todo ello provoca «bastante hartazgo porque nos sentimos indefensos. Da asco hasta abrir la puerta del comercio, nunca sabes lo que te puede ocurrir». Los robos se producen después de una racha muy importante en la que entraron en casas, el campo del fútbol, comercios, o bares, si bien recientemente la Policía logró detener al presunto ladrón, que resultó ser vecino de la localidad. La alcaldesa, Anabel Landa, aseguró que «me parece deplorable todos estos hechos pero hay que dejar a la Policía realizar su trabajo». En este sentido, reiteró que «la local trabaja coordinadamente con la Ertzaintza» para intentar «detener lo más rápido posible» al autor de estos delitos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos