La herida más grave en Aixerrota es una mujer de 46 años con el 60% de su cuerpo quemado

Una mujer apoya a una amiga, abatida tras el suceso. / Manu Cecilio

Está ingresada en la unidad de Grandes Quemados de Cruces, junto a otras tres víctimas de 60, 46 y 43 años, con entre 12 y el 20% de su superficie corporal afectada

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

Cinco mujeres resultaron ayer heridas, una de ellas de gravedad, como consecuencia de las quemaduras sufridas durante un accidente en la tradicional fiesta de las paellas en Aixerrota, que congregó a unas 20.000 personas en estas campas de Getxo. De las cinco heridas, cuatro permanecen ingresadas en la unidad de Grandes Quemados del hospital de Cruces. La más grave, una mujer de 46 años, sufre quemaduras en el 60% de su cuerpo, principalmente en la espalda, mientras que las otras tres están «estables», según han informado desde el centro hospitalario.

De las tres víctimas que se encuentran con pronóstico más favorable, una tiene 60 años y el 20% de su cuerpo quemado; otra 46 años y sufre quemaduras en el 18% de su superficie corporal; y la última tiene 43 años y el 12% de su cuerpo quemado.

El suceso se encuentra aún bajo investigación, pero todo parece apuntar a que se produjo cuando uno de los asistentes a estos festejos intentó reactivar una de las hogueras que sirven para cocinar arrojándole gasolina, lo que habría originado una «bola de fuego». El incidente, ocurrido sobre las 19.00 horas, conmocionó una fiesta que hasta entonces había transcurrido con calma y en un clima de diversión.

De hecho, pocas horas antes, a mediodía, miembros de la Policía Municipal de Getxo celebraban que habían pasado la mañana sin contratiempos en esta multitudinaria fiesta gastronómica popular, más allá de actuaciones por pequeños cortes y un par de intoxicaciones etílicas. Pero todo cambió en torno a las siete de la tarde. Al parecer, una de las cuadrillas dedicadas a cocinar las paellas, que estaba situada en la zona oficial y acotada, intentó sin éxito reavivar un fuego en uno de los agujeros que se utilizan como fogones y, según relataron varios testigos presenciales, a alguno de sus miembros se le ocurrió recurrir a una garrafa de combustible.

Fotos de la fiesta

«Un hombre ha echado un chorro de un bidón de gasolina sobre la hoguera, que ha prendido». «Poco después ha intentado verter un segundo chorro y, en ese momento, el fuego ha subido por el líquido y ha llegado hasta el bidón, haciendo que lo soltara. Con el bidón en el suelo, le ha dado una patada. La gasolina ha ido quemando por la hierbahasta llegar a dos mujeres, prendiéndoles la ropa». Otros testigos confirmaron el origen del fuego, pero aseguraron que «las mujeres estaban apagándolo con los pies porque se había extendido por la hierba y entonces el bidón explotó». Una tercera fuente aseguró incluso que uno de los presentes «se lanzó sobre una de las heridas para apagar las llamas de su cuerpo».

El suceso se produjo a escasos 60 metros del puesto de socorro de la DYA. Javier Ardanaz estaba de guardia. «He escuchado una explosión, pequeña, como de un bidón de gasolina. Y he visto que salía una enorme columna de humo que se ha disipado rápidamente. Por eso hemos sabido que era el efecto de una bola de fuego y no de un incendio». Al llegar, encontraron a cinco mujeres tendidas en el suelo con quemaduras. Cuatro de ellas tuvieron que ser trasladadas al hospital de Cruces, donde quedaron ingresadas, y la quinta fue atendida en el lugar. La más grave presentaba «heridas de tercer grado», según confirmaron los sanitarios.

Un agente inspecciona el lugar.
Un agente inspecciona el lugar. / Manu Cecilio

El resto presentaba quemaduras en la cara y en las extremidades inferiores y superiores. «La más grave tenía heridas serias», reconocía Ardanaz con tono de preocupación. «Nos hemos encargado del traslado de las cuatro personas a Cruces».

Los Bomberos de Bizkaia fueron alertados de que se había producido «una deflagración» en Aixerrota. «Hemos enviado efectivos del parque de Artaza pero, poco antes de llegar, ya sabíamos que no había un fuego como tal que apagar. Al parecer, el origen ha sido el intento de reavivar una hoguera con gasolina, con un bidón de cinco litros en el que no quedaba mucho líquido», corroboró una portavoz oficial del área de Emergencias de la Diputación.

La zona más tranquila

La Policía Municipal de Getxo se encargó del asunto en primera instancia, aunque la investigación ha recaído finalmente en manos de la Ertzaintza, que fue alertada por un particular. Los agentes deberán analizar los datos facilitados por los bomberos, así como las declaraciones de los testigos y de las víctimas.

La clave

Testigos en la DYA
«La columna de humo se ha disipado enseguida. Por eso hemos sabido que era una bola de fuego»
Está hospitalizada
La víctima más grave tiene quemaduras en la espalda. Las restantes mujeres, en la cara y las extremidades

El lugar del incidente está en la zona más tranquila de la fiesta de las paellas y es donde se reúnen muchos de los participantes en el concurso oficial. Los testigos destacaron que las mujeres heridas pertenecen a «un grupo muy tranquilo, y muy conocido en Algorta, porque es gente de aquí que viene todos los años a esta fiesta». «Nos han dicho que tenían quemaduras de grado dos y tres. Y se las han llevado al hospital», relataron aún conmocionados algunos presentes.

Según ha podido saber EL CORREO de testigos presenciales, la persona que «echó la gasolina al fuego tendría entre 30 y 45 años». Dos de las víctimas llevaban el traje típico de arrantzale. «Quizá la falda azul larga ha podido facilitar, al contacto con las llamas que se extendían por el suelo, que estas se propagaran por sus ropas a gran velocidad». El alcalde de Getxo, Imanol Landa, colgó anoche un tuit en el que expresó «todos mis ánimos y mis deseos de una pronta recuperación» a las víctimas.

Temas

Dya

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos