Uno de los dos ciclistas heridos de gravedad en Getxo circulaba a gran velocidad

El personal sanitario y los policías asisten a los heridos./E. C.
El personal sanitario y los policías asisten a los heridos. / E. C.

El choque frontal se produjo en un paso subterráneo en Algorta y mantiene a ambos ingresados en el hospital

T. IZAGIRRE | I. S. LUNA

La Policía Municipal de Getxo ha abierto una investigación para esclarecer las causas de un brutal siniestro que terminó ayer con dos ciclistas ingresados en el hospital de Cruces, uno de ellos en estado crítico. El accidente tuvo lugar a las 13.00 horas, cuando ambos circulaban por el bidegorri que transcurre por la avenida de los Chopos en diferentes direcciones y sufrieron un choque frontal al no poder esquivarse en el paso subterráneo situado junto al Garbigune.

Uno de los ciclistas, M.A.M, de 55 años, empadronado en Erandio, descendía por una pendiente en dirección a Fadura, y el otro, E.G.B, de 34 años y domiciliado en Santurtzi, lo hacía en el otro sentido, hacia Neguri. En ese paso hay poca visibilidad, por lo que los dos deportistas se avistaron el uno al otro a muy escasa distancia y no tuvieron margen para evitar el impacto, según indicaron fuentes de la investigación. Los agentes de la Policía Municipal y de la Ertzaintza, además de los sanitarios, acudieron de inmediato a la zona y enseguida se percataron de la gravedad de la colisión.

El ciclista más afectado sangraba por la boca y por la cabeza, al parecer «con alguna afectación craneal», y carecía de coordinación y de fuerza física, por lo que los sanitarios le sedaron y entubaron. Un helicóptero de Osakidetza aterrizó cerca del polideportivo de Fadura y los dos heridos fueron evacuados en la aeronave al hospital de Cruces. El vecino de Erandio permanecía ayer ingresado en la unidad de Reanimación en estado muy crítico. El ciclista más joven se quejaba de dolores en un brazo y en la cadera y su estado fue calificado de grave, aunque no se temía por su vida.

Sin casco

La principal hipótesis que barajan los investigadores a partir de la violencia del impacto es que al menos uno de los dos implicados en el accidente circulaba a una gran velocidad. Además, según ha podido saber este periódico, una de las víctimas no llevaba puesto el casco protector cuando la asistieron, mientras que la otra sí lo tenía colocado. Las pesquisas no habían concluido anoche.

El suceso consternó a los vecinos que presenciaron el rescate. «Parece claro que ha habido una imprudencia. Alguno ha tenido que ir a una velocidad excesiva». El testigo explicó que hay ciclistas que «circulan de modo peligroso» por este punto y por el llamado corredor del Gobela, lo que ha llevado a los residentes de Neguri Langile a denunciar la situación. «El año pasado ya ocurrió un accidente porque un ciclista temerario arrolló a una señora», concluyó.

Temas

Getxo

Fotos

Vídeos