Los bomberos, estrellas del PIN de Leioa

El parque infantil de Navidad de Leioa abrirá hasta las 14.00 horas de mañana. /  T. BASTERRA
El parque infantil de Navidad de Leioa abrirá hasta las 14.00 horas de mañana. / T. BASTERRA

La tirolina que prepararon y el simulacro de un rescate en un accidente de coche encandilaron a cientos de niños en Kandelazubieta

TERRY BASTERRA LEIOA.

«¡Vaya pedazo tirolina!». La frase la pronunció nada más entrar al recinto uno de los cientos de pequeños que ayer acudieron al Parque Infantil de Navidad (PIN), que habilita el Ayuntamiento de Leioa en Kandelazubieta. Como él muchos de los pequeños tenían un objetivo en su cabeza: disfrutar de las actividades que les habían preparado los efectivos de Bomberos de Bizkaia. La presencia de estos especialistas es ya habitual en este espacio de ocio diseñado para los txikis durante estas fiestas. Ayer eran sin duda los protagonistas. «Ya vinimos el año pasado y este querían volver a estar con los bomberos y a tirarse por la tirolina. Es lo que más les gusta de todo el PIN», explicaba Javier Velasco, padre de las niñas Paula y Zoe, de 8 y 4 años respectivamente, quien confesaba con una sonrisa mientras sus hijas hacían cola que «si fuese por ellas, estaríamos aquí todo el día».

Cuatro bomberos se encargaban de atender a los cientos de niños que se tiraron de esta tirolina situada a más de 10 metros de altura. Dos permanecían en la zona baja y se encargaban de colocarles el casco, el arnés y fijar a las cuerdas a los txikis para que comenzasen a subir por una escalera de emergencias que daba acceso a una pasarela situada junto al techo del polideportivo. Allí les esperaban otros dos funcionarios para asegurarlos de nuevo y ayudarles a descolgarse por este sistema de cuerdas. La cara de los chavales al llegar al suelo tras descender desde las alturas era de verdadera emoción.

Por la tarde la actividad se trasladaba al exterior del polideportivo. Allí una dotación entera compuesta por seis especialistas recreó el trabajo que realizan para excarcelar a los heridos en un accidente de tráfico. Para ello simularon un siniestro entre dos vehículos. Cortaron la chapa y parte del techo de los coches para sacar a las personas que hicieron de accidentados en este entrenamiento que encandiló a los pequeños espectadores.

El PIN ofrece a los pequeños de hasta 12 años, hinchables, camas elásticas, laberinto, recorrido de habilidades, teatro, talleres o pintacaras. Por esta última actividad se decanta la pequeña Jare Jauregi. A sus tres añitos acude cada día a que le decoren el rostro con una gran mariposa, aunque ayer se decantó por pintarse un simpático payaso. Para hoy está prevista una sesión fotográfica con cabezudos. Para mañana, última jornada y que acabará a las 14 horas, una discofiesta. El precio de la entrada es de dos euros.

Temas

Leioa

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos