Bilbao mantiene la propiedad sobre tres parcelas de Erandio 35 años después de su desanexión

Junto al humedal de Astrabudua está una de las parcelas que siguen siendo propiedad de Bilbao./ PEDRO URRESTI
Junto al humedal de Astrabudua está una de las parcelas que siguen siendo propiedad de Bilbao. / PEDRO URRESTI

Ambos ayuntamientos deben acordar el modelo para traspasar tres bolsas de suelo cuya titularidad sigue estando en manos del Consistorio bilbaíno

IÑIGO SÁNCHEZ DE LUNA ERANDIO.

El 1 de enero de 1983 se hizo oficial la desanexión de Erandio del municipio de Bilbao, aprobada meses antes. Aquel acuerdo entre las diferentes administraciones implicadas incluía la devolución al patrimonio erandiotarra de varias propiedades, como la Torre de Martiartu o la ermita de San José. A cambio, el Ayuntamiento bilbaíno mantendría la titularidad del vivero municipal y del Hogar de Huérfanos de la Casilla, ambos ubicados en el alto de Enekuri. Pero aquella transmisión de suelos y propiedades no se ha culminado 35 años después. Aún quedan en Erandio tres parcelas cuya titularidad sigue estando en manos de Bilbao

Ante esta tesitura, el grupo municipal del PSE en el Ayuntamiento erandiotarra ha propuesto a su socio en el equipo de gobierno de Erandio, el PNV, acabar «con una situación anacrónica y recuperar esos espacios», como detalla el portavoz socialista, Jorge González.

¿Y dónde están esos terrenos? Se trata de tres bolsas de suelo que, a priori, carecen de una destacada importancia y valor económico. Una de ellas se encuentra junto al humedal de Astrabudua, la segunda se ubica en la ladera de Kukularra y linda con la ikastola Altzaga, mientras que la tercera se encuentra en el monte San Pablo.

En el caso del humedal «se podría valorar recuperar este terreno a nivel medio ambiental», apunta González . El edil de Urbanismo de Erandio, Egoitz Bilbao, añade que esta superficie se va a incluir en el estudio sobre posibles usos que se pueden desarrollar en este espacio natural, como zona protegida que es. «Está completamente descartado cualquier posible edificación y su destino será de ocio, posiblemente una zona con paseos pero todo está por definir», añade el edil jeltzale.

La parcela situada en el monte sería «intocable» al ser suelo forestal, mientras que en Kukularra una parte de esa bolsa de suelo se ha destinado a levantar el campo de fútbol de la ikastola, gracias a un acuerdo entre el Gobierno vasco y el Consistorio bilbaíno. El concejal de Urbanismo destaca la «buena sincronía» entre las administraciones implicadas cuando ha sido necesario realizar alguna obra en esta parcela que, en el futuro, «mantendrá la catalogación de espacio dotacional educativo- deportivo con un uso acorde a las necesidades de la ikastola».

¿Y a qué se debe que estas tres bolsas de suelo no hayan sido transmitidas cuando se efectuó la desanexión?. El titular de Urbanismo de Erandio asegura que los motivos se desconocen, pero no descarta que «haya sido un olvido, un despiste, que no aparecieron los papeles de propiedad o no se dieron cuenta en Bilbao». Para recuperar las tres parcelas Erandio espera que Bilbao se las transmita o, al menos, se las ceda por un periodo amplio «que podría alcanzar los 99 años».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos