Barrika comienza a dar licencias de ocupación a los chalés que el Supremo ilegalizó

La urbanización seguirá en pie, pero en suelo no urbanizable./  LUIS ÁNGEL GÓMEZ
La urbanización seguirá en pie, pero en suelo no urbanizable. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Tres de las 14 viviendas declaradas disconformes con el planeamiento ya disponen del permiso. Otras ocho lo tendrán los próximos días

TERRY BASTERRA BARRIKA.

Las catorce viviendas levantadas y habitadas en Barrikabaso que el Supremo ilegalizó al anular la recalificación que se realizó para su construccción han sido declaradas disconformes con el planeamiento. La modificación puntual de las normas subsidiarias de Barrika en este ámbito ha permitido establecer este marco que otorga amparo jurídico a estas construcciones. De hecho tres de estos propietarios ya han presentado en el Ayuntamiento toda la documentación necesaria y han obtenido la cédula de habitabilidad, que equivale a la licencia de primera ocupación. Otros ocho de los titulares de estos chalés han presentado ítegramente la documentación requerida por el Consistorio. La previsión es que entre esta y la próxima semana se emita el permiso municipal que certifique la inclusión de sus casas dentro de un marco urbanístico legal. Las tres viviendas restantes aún deben entregar parte de la documentación perceptiva para regularizar su estado.

Según explicó el alcalde de Barrika, Roberto Muñoz (PNV), esta nueva situación jurídica va a permitir también iniciar los trámites para numerar cada una de estas viviendas, de manera que sean incluidas en el registro de servicios, como el de Correos, y evitar problemas a la hora de recibir la correspondencia. Ahora, los vecinos podrán regularizar su acceso a los suministros y vender o alquilar sus viviendas con garantías.

Eso sí, en la zona no se podrá construir más y deberá ser restaurada. La modificación puntual fue aprobada por el pleno municipal el pasado octubre, dando tranquilidad al Ayuntamiento y a los propietarios de estas 14 viviendas -seis unifamiliares y ocho adosados-. Esta variación ha permitido crear también una nueva calificación urbanística para esta zona en la que se compagina el valor ambiental del paraje con la existencia de las construcciones ya ejecutadas. A esta figura se le ha dado por nombre 'Especial Protección-Mejora Ambiental'.

Indemnización

Los chalés fueron ilegalizados por una sentencia del Supremo de 2009, que anuló las recalificaciones que se hicieron en esta zona de especial protección paisajística para construir una urbanización de lujo y una docena de VPO. Cuando llegó la sentencia, después de una de las batallas más largas de la historia del ecologismo español, 14 de las viviendas previstas ya estaban construidas y habitadas y se quedaron en un limbo legal al que no se ha puesto fin hasta ahora, cuando ha tomado forma la solución que hace años plantearon los ecologistas.

Aun así, el asunto no le saldrá gratis al Ayuntamiento. Los tribunales han condenado a la Diputación y a la Administración local a pagar 1,52 millones más intereses a las promotoras que iniciaron la urbanización en concepto de daños por los gastos que realizaron en los terrenos recalificados de forma irregular. A Barrika le corresponde afrontar la mitad, lo que reducirá su capacidad inversora durante los próximos 8 años. El plan de pagos propuesto por el Consistorio al juez prevé un abono inicial de 200.000 euros y el ingreso de 7.000 al mes durante ese periodo. El tribunal aún no se ha pronunciado. Además, la Administración municipal cree que los intereses ascienden a 5.000 y no a los 188.000 que calculó la Diputación.

Temas

Barrika

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos