20.000 asistentes y más de 150 paellas a concurso

Miles de vizcaínos han disfrutado de la mañana en unas campas entregadas al frenesí / Manu Cecilio

Las cuadrillas no vienen a «ganar» sino a «disfrutar de una fiesta que hemos mamado desde críos y que llevamos en la sangre»

Jesús J. Hernández
JESÚS J. HERNÁNDEZ

La receta de la fiesta en Aixerrota nunca falla. Por cada vaso de arroz, un par de ellos de líquido. Es clave hidratarse en unas campas al sol donde nunca falta la cerveza, la sangría, el txakoli y el kalimotxo. Las paellas son la excusa perfecta para reunirse y pasar el día en cuadrilla. «Es que hemos mamado esta fiesta desde críos. La llevamos en la sangre». Impresiona al llegar el mar de toldos azules. A su sombra se reúnen 150 participantes en el tradicional concurso de paellas y es una cita que atrae a veinte mil asistentes. Hay 392 'medios toldos' dados de alta, un espacio donde comen bien 15 ó 20 personas.

«Soy de Algorta de toda la vida y sobrina de Félix Yurrebaso, uno de los tres fundadores de esta fiesta», confiesa Eskarne Unanue, presidenta de Itxas Argia, la entidad que organiza la paellada. Fue el 25 de julio de 1956 cuando Damián Ayo, Antonio Bilbao y su tío hicieron la primera paella, aunque la ubicación ha cambiado a lo largo de estos años ya que empezaron en la playa de Azkorri.

El suceso

Juan Carlos de Miguel es uno de los tres catadores y lleva 17 años de jurado. «Se valora sobre 50. Damos 20 puntos según el estado de cocción del arroz, otros 20 por el sabor y 10 por la presentación». Pese a que la imagen típica de Aixerrota son los espectaculares adornos de las paelleras, «nosotros nos fijamos más en la planta de abajo, en el arroz». Si los ingredientes no son comestibles «la nota baja mucho porque muchos tienen un amigo carpintero», bromea. A su juicio, «la calidad ha ido mejorando». La actualidad se deja notar. El año de Perejil, la mitad de las paellas aludían a aquel islote.

Azafrán de Dubai

'Pulmón de Gaia', además de una compañía teatral de Barakaldo, es hoy el nombre en uno de esos toldos. El año pasado, tras muchos varapalos en el concurso, hicieron el fichaje definitivo. «Gracias a Mikel Goyarrola hemos entrado en otra liga. Es el único del grupo al que le apasiona cocinar, a los demás nos gusta es comer». En su paella llaman la atención unas aletas de tiburón, hechas con tinta de calamar, y unas esferificaciones de percebes que aparentan ser medusas. Un juego visual donde nada es lo que parece, un trampantojo, esa palabra que media España ha aprendido en 'Masterchef'. No han reparado en gastos. El azafrán viene de la bahía de Dubai y en el centro han colocado una piraña peruana como decoración.

«Se valora sobre 50. Damos 20 puntos según el estado de cocción del arroz, 20 por el sabor y 10 por la presentación» Juan Carlos de Miguel | Jurado

En Hamairu Taldea ya saben lo que es ganar. Lo hicieron en 2016 gracias a la mano de Joseba Ortiz de Zárate y una paella mixta con «un adorno espectacular de hilanderas bailando la zinta-dantza». Ayer el premio fue para Malakate Taldea.

Es la zona acotada del concurso y aquí impera la calma y el dominio del fumet. Pero hay otro Aixerrota para los más jóvenes. Lo llaman 'El Bronx' y sus dominios se pierden ladera arriba. Hay auténticos locales de fiesta con plataformas de madera y sólo se ven un puñado de paelleras. Dicen los padres que se asoman por allí para comprobar que todo sigue bajo control que «las paellas las cocinamos nosotros y nuestros hijos las traen». Así cualquiera triunfa con la cuadrilla.

Temas

Getxo

Fotos

Vídeos