Abejorros contra avispas asiáticas en Getxo

Abejorros contra avispas asiáticas en Getxo

Los vecinos de Andra Mari utilizarán estos insectos, además de las trampas, para frenar la expansión #de la ‘Vespa velutina’

TXEMA IZAGIRRE

El vacío informativo existente en la lucha contra la invasión de la avispa asiática obliga a ser autodidacta en el campo. Por eso el siguiente paso que darán los vecinos de Andra Mari va a consistir en experimentar con la compra de abejorros y poner trampas para reducir sus poblaciones, que se han incrementado en esta zona durante 2017. La medida la ponen en marcha como experiencia piloto porque se lo han contado agricultores franceses y gallegos, que también ya la están haciendo uso de este efectivo insecto polinizador multicolor.

La carta de presentación con la que llega este insecto a los vecinos de la zona es inmejorable. «El abejorro es muy trabajador y muy agresivo cuando se ve atacado», lanza Javier Iturregi. Por su tamaño y belicosidad logra que la llamada avispa asesina no se atreva a devorarlo, como hace con las abejas, decapitándolas. «Lo que hacen es acosarles con vuelos rasantes para molestarles, pero no se atreven a atacarles».

Pero la cosa no vas más allá con este gladiador que esparce el polen y multiplica la fecundidad de las flores y frutos. El abejorro ha abierto una puerta a la esperanza de un polinizador efectivo en esa «búsqueda de alternativas a la falta de abejas». Iturregi será uno de los que comprará ejemplares de esta especie. «Los venden en cajas a las que siempre vuelven porque son sus nidos», explica.

Pero esa es solo la parte que entra dentro de lo experimental, ya que el primer paso consistirá en que los vecinos coloquen trampas por tercer año consecutivo. «Será a principios de marzo o abril, dependiendo de las temperaturas», adelanta.

Por esa época es cuando las reinas de ‘Vespa velutina’ empiezan a construir sus nidos y es cuando se pueden diezmar sus poblaciones, porque actuar más tarde solo lleva a capturar miles de obreras sin efectividad alguna para reducir su expansión. En 2017 atraparon más de 50 reinas y este año volverán a probar suerte en su particular batalla, que lanzarán desde la plataforma vecinal Auzokideok.

Es curioso que las esperanzadoras cifras de regresión de las poblaciones de avispas asiáticas dadas por la Diputación -1.013 reinas eliminadas y 1.542 nidos retirados en los primeros 10 meses de 2017- no las comparten en este reducto rural de Getxo. La razón es que, «lejos de frenarse, se ha multiplicado. Donde antes había un nido, ahora hay tres. Por ejemplo, en Perune hace dos años detectamos un nido y en 2017 había tres en un radio de 150 metros». A juicio de los vecinos, está en plena expansión en Andra Mari, así que pretenden revertir ese proceso. El único vecino de ese área de Tosu que mantenía su afición por la apicultura, perdió el año pasado las tres colmenas que tenía, por los ataques de la avispa asesina.

La táctica que utilizarán estas personas es bien sencilla. «Se trata de rodear con trampas las colmenas en un radio de 200 metros de distancia». Según Iturregi, al menos tienen siete nidos visualizados en la zona. «Uno está cerca del campo de entrenamiento del club de fútbol Galea», explica el portavoz vecinal. «La avispa no ataca si no se ve en peligro, pero cuando siente cualquier amenaza sobre su nido se defiende y puede llegar a ser muy agresiva».

Temas

Getxo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos