El Correo

«No queremos perder la única zona verde de Altzaga»

Tras reunirse en la explanada del metro, los vecinos protestaron por las calles peatonales del barrio.
Tras reunirse en la explanada del metro, los vecinos protestaron por las calles peatonales del barrio. / tartanga berdea
  • Vecinos de Erandio protestaron el viernes contra el plan de construir 400 pisos en un parque cedido a la Diputación para que realoje a 66 familias

Mas de 150 vecinos de la plataforma Tartanga Berdea, que defiende que este solar situado junto al polideportivo del barrio de Altzaga siga siendo un espacio público, se concentraron la tarde del viernes en la explanada del metro de Erandio y por las calles peatonales del barrio contra el plan para construir en el terreno, que el Ayuntamiento cedió a la sociedad foral Azpiegiturak.

La entidad lo utilizará como fórmula de pago a la constructora que se ocupe de la demolición y reconstrucción de dos manzanas que sufrieron graves daños por una obra cercana hace más de diez años. 66 familias tuvieron que ser desalojadas entre 2006 y 2007 y recibirán uno de los 113 pisos que se levantarán allí, mientras que la constructora que ejecute los trabajos se quedará con el solar de Tartanga, de unos 20.000 metros cuadrados y con una edificabilidad para 400 pisos, valorado en unos diez millones, para hacer viable la operación. Aunque la cesión de la pastilla de terreno se efectuó en agosto, el movimiento surgió poco después de que la sociedad foral publicara los pliegos de la operación, al constatar que «el suelo dejará de ser patrimonio público para pertenecer a una constructora». Los vecinos explicaron ayer que «dos empresas» se han presentado al concurso, cuyo plazo ya ha finalizado.

El colectivo asume que todo el municipio «tenga que pagar las chapuzas de una empresa privada que se ha ido de rositas» por solidaridad con los desalojados, pero cree injusto que «este pago se realice con el único terreno para zonas deportivas que tenemos en Altzaga». «Queremos que siga siendo público, instalaciones de esparcimiento en él. No queremos más cemento en el pueblo. La única zona verde y deportiva de nuestro barrio nunca tenía que haber sido moneda de cambio con la que pagar el desastre que provocó Abaroa», dijeron. Los vecinos aseguraron que seguirán convocando acciones para «informar» y «mostrar que una buena parte del pueblo no está de acuerdo» con perder la zona verde de Tartanga.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate