El Correo

El traslado del Hogar del Jubilado de Romo protagoniza la campaña de las elecciones a la junta directiva

630 jubilados firmaron para que  se organizara una consulta en la que se decidiese el cambio de ubicación.
630 jubilados firmaron para que se organizara una consulta en la que se decidiese el cambio de ubicación. / EL CORREO
  • Una plancha que pugna por la mayoría en el órgano propone realizar una consulta vinculante entre los socios sobre «la mudanza» a la nueva Kultur Etxea

Los jubildos de Romo se enfrentan la próxima semana a unos comicios cruciales. El próximo lunes, los socios elegirán la nueva junta directiva de su asociación de mayores, Ibar. Por papeleta, los miembros deberán escoger un máximo de seis personas de entre trece candidatos. Varios apoyan el traslado de los servicios a la nueva Kultur Etxea de Romo, lo que implicaría abandonar las actuales dependencias, mientras que otra candidatura apuesta por la permanencia en la sede, en lugar del cambio a la futura Kultur Etxea proyectado por el Ayuntamiento. Esta plancha se presentará hoy, a las 17.30 horas, en el patio ajardinado de la actual sede del Hogar del Jubilado de barrio, con el planteamiento de realizar una consulta de carácter vinculante acerca del traslado entre todos los asociados. Tres mujeres y tres hombres avalan el lema: ‘¡Sí a quedarnos en nuestra casa! ¡No al traslado de la Nagusien a la RKE!’.

«La reivindicación principal de estas personas, además de la dinamización de las actividades de la Nagusien, es la celebración de una consulta», informaron. A juicio de estas personas, la decisión de cambiar de ubicación se llevó a cabo «por el Ayuntamiento con el apoyo de la junta directiva, que cambió incomprensiblemente su postura inicial contraria a dicho traslado». «Como es sabido, la mitad de la junta directiva saliente, partidaria del traslado, y que se presenta a la reelección, ha impedido hasta hoy la celebración de esa consulta», lanzan. Sucedió en diciembre.

Los directivos rechazaron la propuesta de que se consultase a los socios si están de acuerdo en cambiar de sede. Tras un empate a cinco, fue el voto de calidad del presidente, que se cuenta como dos, el que inclinó la balanza, «desoyendo la voz de 630 socios que han estampado su firma para que se tenga en cuenta su derecho a decidir», criticaron. Ahora esta plancha aspira «a romper ese empate en favor de la democratización de las decisiones que afectan a la totalidad de los socios». En realidad, estas personas defienden la sede actual porque tiene mayor superficie de la que dispondrán en la tercera planta de la futura Romo Kultur Etxea, que actualmente está en obras, a la espera de su apertura definitiva para el próximo año. Aparte de que el nuevo edificio será punto de atracción para usuarios de todas las edades, mientras que el Nagusien actual es de uso exclusivo para los mayores. Otra de los capítulos defendidos es sobre la superficie exterior disponible. En la ubicación utilizada a día de hoy disponen de una amplia terraza, muy concurrida cuando la climatología es benigna, algo de lo que carecerá la futura infraestructura.

VPO

El equipo de gobierno quiere trasladar los servicios a la nueva casa de cultura de Romo y demolerlos en la próxima legislatura para construir VPO en el barrio. Recientemente, en el pleno municipal «se acordó por mayoría, a propuesta de los grupos municipales de la oposición, destinar una partida económica, adecuada y suficiente, al mantenimiento de los edificios que albergan la Nagusien Etxea y el Euskaltegi municipal del barrio». Entonces, todos los partidos de la oposición abogaron por mantenerse en la actual sede –PP, Guk, EH Bildu y Ciudadanos–. No obstante, el texto lanzado desde la Plataforma Romo correspondió a una moción, por lo que su carácter es meramente testimonial, sin ser vinculante. Por eso el equipo de gobierno no tiene la obligación de cumplirlo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate