El Correo

Plentzia entre tinieblas

Manuel Vázquez Montalbán, en Plentzia, con motivo de la cita.
Manuel Vázquez Montalbán, en Plentzia, con motivo de la cita. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
  • Bruma Negra, el primer encuentro literario sobre género 'noir', ha cumplido los 25. Fue el único de Euskadi, el segundo del Estado y sigue siendo un hito del programa cultural de la villa

Puede que 1992 fuera un año para recordar en todo el mundo por muchas cosas. Porque Estados Unidos estableció oficialmente relaciones con Rusia y Hugo Chávez comandó un fallido golpe de Estado en Venezuela, en la misma época en la que se establecía la Unión Europea mediante la firma del tratado de Maastrich o se inventaba el videoteléfono. Son hechos, sólo algunos, que han pasado a la historia global y a los libros. Pero si hay algo que ese año supone para unos cuantos vascos, concretamente para los vecinos de la histórica villa de Plentzia, es el nacimiento de uno de los acontecimientos culturales que han marcado su historia, y que hoy se recuerda, 25 años después. Uno que supuso el inicio, en enero, de los encuentros Bruma Negra sobre el género ‘noir’, todo un hito por suponer la única cita de estas características en todo Euskadi y la segunda en el resto del país, por detrás de Gijón.

El 17 de enero de 1992 el entonces alcalde de Plentzia, Andoni Urrutxi, acompañado por dos concejales -Keltse Macias y Jose Urrutia- presentaban los primeros encuentros Bruma Negra, gracias a un potente apoyo económico del departamento de Cultura de la Diputación que congregaron a las mejores plumas del género negro. «Entonces no había muchos escritores de novela negra a nivel nacional, y no se hacía nada parecido excepto en Gijón. Yo era lectora de Agatha Christie y el entonces secretario del Ayuntamiento, José Antonio Sainz, un fanático del género. Siempre me ha gustado innovar y romper con lo de siempre era arriesgado. Pero nos decidimos, y Sainz me propuso ir a Madrid, quedé obnubilada con la idea», confiesa la concejala de Cultura, Keltse Macías.

Como había «poco dinero», decidieron proponer a Manu Legarreta, consejero de Cultura y Educación, algo de subvención. «Le comentamos el proyecto a Tomás Uribeetxebarria y le encantó, porque era muy innovador. Nos ayudó con 1.200.000 pesetas, un presupuesto muy potente en aquél entonces», reconoce. Conserva con mimo todos los documentos, pagos –incluso el número de vajillas que se utilizaron en la histórica cena-, invitaciones y recortes de periódicos de la época. «Es una pena que no se siguiera adelante. Hay muchísimo trabajo, conseguimos hacer la cena en el Casino y que muchos se hospedaran en la antigua residencia… Estuvimos 250 personas entre invitados y público», recuerda.

Tal y como recuerda uno de los actuales promotores de la cita, Juan Mari Barasorda, se celebró una entrevista-coloquio en la que se repasó la obra literaria de Manuel Vázquez Montalbán y una mesa redonda sobre novela, cine y televisión negros en la que participaron Francisco González Ledesma, Andreu Martín, Juan Madrid y Fernando Martínez Laínez, tal y como recuerda con rigor Barasorda. También la proyección de ‘Barton Fink’ de los hermanos Cohen y una “cena negra” con un menú diseñado por el propio Vázquez Montalbán. El cartel de las jornadas fue diseñado por el pintor Julián Vallejo y se convocó el I Concurso de cuentos negros y relatos policiacos Bruma Negra al que concurrieron 41 relatos. La segunda edición se celebró los días 29 y 30 de enero de 1993 y a ella asistieron los escritores norteamericanos Bob Leuci y David Hall, entre otros.

«Apuesta renovada»

Bruma Negra dejó de celebrarse tras sus dos primeras ediciones pero volvió en 2015 con una renovada apuesta cultural a favor del género negro por parte del Ayuntamiento de Plentzia, la colaboración de MIKROFILM, el festival cinematográfico de cortos ‘noir’, y el equipo de Calibre38, revista digital dedicada al género. Plentzia celebrará en junio la edición de este año, que ya no tiene lugar en invierno como sucedió antaño –toda una apuesta entonces, porque se trata de una época en la que las ofertas culturales prácticamente brillan por su ausencia-, y hoy es un día para el recuerdo aunque queden todavía meses para la inauguración oficial del 25 aniversario.

«Los homenajes deben ser eso, un gesto, un recuerdo, una mirada al pasado. Una que no puede dejar de ser negra como lo es la de los lectores aficionados a esta novela, pero sobre todo nostálgica, por unas jornadas que tienen como logo los perfiles ennegrecidos de la figura del marino de Plentzia y de Sherlock Holmes, la creación inmortal de sir Arthur Conan Doyle. Asistirán escritores vascos de este género, habrá mesas redondas con expertos en la materia y debates literarios y criminales en un marco cultural como es la casa de cultura Goñi Portal durante un día y medio», avanza Barasorda, incansable defensor del género.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate