El Correo

Plentzia investiga un «sabotaje» en las obras de cierre del vial a Isuskiza

  • La clausura fue decretada por el Ayuntamiento por el mal estado de la vía, pero los vecinos se oponen y denuncian estar «incomunicados»

Los trabajos de instalación del cierre de la carretera de Isuskiza, en Plentzia, comenzaron hace tres semanas y ya han sido, como en anteriores ocasiones, «saboteados». Primero las vallas provisionales fueron arrojadas a la ladera, fruto del descontento de algunos vecinos, que mostraron su rechazo a la decisión del Ayuntamiento de decretar el cierre definitivo del vial «por motivos de seguridad». El último incidente se ha producido en el poste al que irá conectada la barrera. «Alguien ha quitado los tornillos de la placa que sujeta el poste, y ahora está todo parado», explicaron los residentes.

Los trabajos, que comenzaron en enero, no tienen todavía un plazo de finalización «definitivo. Han sufrido un boicot y por eso se han retrasado. Estamos investigando lo sucedido, y la persona o personas que lo hayan llevado a cabo van a tener una gran responsabilidad sobre lo que ha pasado», indicó el alcalde, David Crestelo, en el último pleno. Los vecinos de Isuskiza, una urbanización con cerca de un millar de vecinos, se oponen tajantemente a la clausura del vial. Aseguran tener solo dos carreteras de acceso al barrio, y la que ha clausurado el Ayuntamiento es precisamente la más utilizada, aunque su titularidad es privada. Por ello la prohibición de circular no se respeta – los vehículos siguen pasando por allí– a pesar de que la vía continúa en un estado «deficiente» e incluso corre peligro de derrumbarse en algunos tramos, lo que llevó al Consistorio a actuar de manera subsidiaria aprobando un presupuesto de 4.725,04 euros para establecer dos barreras, de entrada y salida, que cerrarán el camino.

«Peligrosa para todos»

El tema salió a colación tras una pregunta del PNV, que además insistió en la factura que se ha de abonar por el gasto que supondrán las obras. «Los trabajos, de momento, no los ha pagado el Ayuntamiento», concluyó Crestelo, ya que se trata de un importe que pretende repercutir a los propietarios de los viales, algunos de los cuales no pertenecen a la comunidad de vecinos de Isuskiza.

El presidente de propietarios de la urbanización ya interpuso en diciembre dos recursos tras su decisión de actuar de oficio y decretar el cierre, una de ellas en relación a la notificación, que, según los vecinos, se ha dirigido a personas que no son propietarias del tramo en el que se pondrán las vallas, y la segunda contra la aprobación del presupuesto para establecer las barreras. La junta demanda que el Consistorio «anule el decreto y la instalación de las barreras porque consideramos ofensivo que deje pasar a unos vecinos –los que tienen más cerca sus casas– y a otros no, porque si es peligrosa lo es para todos». Y señalan que tampoco saben si podrán acceder al camino a pie o en bicicleta.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate