El Correo

Barrika blinda contra el robo de cable el 90% de su instalación eléctrica

  • El Ayuntamiento comenzó a tomar medidas después de que «se registraran una veintena de robos» en un solo año

Hace años que Uribe Kosta es repetidamente castigada por los ladrones de cable. Sopela, Plentzia, Gorliz o Barrika son sólo algunas de las localidades más afectadas, muchas de las cuales se han visto obligadas a tomar cartas en el asunto. La más reciente ha sido Barrika, que ha conseguido mitigar prácticamente en su totalidad las sustracciones de cable gracias a un sistema de alarmas que cubre ya el 90% del municipio.

No es poco teniendo en cuenta que en este enclave costero robaban «una vez sí y otra también, incluso varias veces en el mismo tramo y después de haber repuesto el cableado el día anterior», explica el teniente de Alcalde, Vicente García, satisfecho de la efectividad del nuevo sistema. Se trata de un equipo que se instala en los diferentes puestos de mando con terminales que cubren más de una decena de farolas y que permite, además, ver en todo momento el punto exacto del corte e incluso medir una bajada de tensión.

«En cuanto se manipula un cable salta la alarma y avisa primero a la central y luego a la Ertzaintza, que tiene un tiempo de llegada de dos a tres minutos. Son tan rápidos que desde que los hemos instalado sólo ha habido intentos, pero ningún robo», relata. El último tuvo lugar la semana pasada, y es que los amigos de lo ajeno se las ingenian de todas las maneras para sustraer el cable, «incluso dejándolo cortado el día anterior para llevárselo al siguiente, o haciendo pruebas para medir los tiempos. Pero como salta la alarma se van con las manos vacías, y el problema se solventa con una reparación», indica.

Comenzaron a instalar las alarmas ya en 2016, cuando el año anterior se saldó con más de una veintena de robos. «Hemos avanzado bastante y pronto esperamos tener cubierta la totalidad del municipio, estamos muy contentos. En esta zona nos hemos llevado unos palos tremendos», valora. En Sopela, por ejemplo, los ladrones sustrajeron desde 2015 hasta 25.000 metros del cableado público, aunque casi la totalidad de los elementos sustraídos han sido repuestos y se ha instalado, además, un sistema antirrobo.

Detenciones

La Policía sopeloztarra detuvo hace dos meses a dos vecinos de Sestao y Barakaldo de 28 y 44 años a los que ‘pillaron’ robando cable después de que saltara la alarma de uno de los sensores instalados en el alumbrado público del municipio. No son los únicos: ha pasado ya un año desde que un hombre de 43 años fuera detenido como presunto autor de hasta 16 robos de cable del alumbrado público de Berango, que perpetró entre marzo y noviembre de 2015, por valor de 20.000 euros, según estimó la Ertzaintza.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate