El Correo

«Estamos rodeados de basura», denuncian los vecinos de Sopela

La estampa se repite sobre todo en los contenedores de cartón.
La estampa se repite sobre todo en los contenedores de cartón. / VIRGINIA URIETA
  • Los residentes en el municipio censuran una situación que ha llevado a la Mancomunidad a rescindir el contrato con la empresa de recogida

Cajas de cartón, papeles y envoltorios amontonados en los contenedores de diferentes zonas de Sopela colapsan los orificios de entrada e incluso los alrededores hasta ocupar parte de la acera. Es la estampa «vergonzosa y lamentable», tal y como la califican los propios vecinos, que durante los últimos meses presentan algunas calles del municipio. La deficiencia –y casi completa falta– del servicio de recogida de residuos en la localidad, concretamente de papel y cartón, viene sembrando la alarma entre los habitantes, que se quejan de una situación que consideran ya «insostenible».

Tanto es así que las redes sociales están plagadas de fotografías en las que se aprecia incluso la imposibilidad de transitar por una acera llena de papeles y residuos. La empresa encargada del servicio, responsable de la recogida de estos materiales en todo Uribe Kosta, ha sido ya recriminada en varias ocasiones y no sólo en Sopela. Hace unos meses la vecina villa de Plentzia sufrió el mismo problema y los responsables municipales, igual que ha sucedido ahora, trasladaron sus quejas a la Mancomunidad. «Es un problema serio que se viene alargando en el tiempo y hemos demandado que se tomen medidas. No es una cuestión municipal, pero urge una solución», indicó ayer a este periódico el alcalde, Gontzal Hermosilla. Según han avanzado desde la Mancomunidad, ya se rescindió el contrato con la empresa encargada del servicio, porque «no está cumpliendo con los pliegos de condiciones técnicas y administrativas», y ahora están dando los primeros pasos para contratar a una nueva firma.

Desde EH Bildu han propuesto realizar un estudio para implantar el quinto contenedor con chip en la recogida selectiva de residuos, y denuncian la «pasividad» de la Mancomunidad a la hora de solucionar el problema. El contrato actual fue adjudicado el 23 de diciembre de 2015 por valor de 180.349,04 euros (IVA excluido) y una duración de dos años, y ya desde octubre del año pasado los vecinos, que ven a diario los contenedores llenos y los papeles acumulados a su alrededor, han emprendido diversas denuncias en el Ayuntamiento.

En toda la localidad

«Los intervalos de recogida de papel y cartón son inaceptables, se genera más en el propio contenedor que lo que es capaz de llevarse el camión. Se extiende a la carretera y acabamos rodeados de basura, las aceras son intransitables. Hemos visto cómo el camión iba hasta arriba y la basura se iba cayendo por la parte superior del remolque a la carretera», denuncia Nagore Calvo, vecina de Sopela. Otros residentes dudan incluso de si hay una huelga, y aunque hay quien relaciona este servicio mínimo con los días festivos, son muchos los que denuncian que es una situación que «se repite día tras día». «Es darte una vuelta por los barrios y ves todos los contenedores llenos», asegura Iker, residente en Larrabasterra.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate