El Correo

Los vecinos del Puerto Viejo recibirán ayudas para pintar sus casas

    En febrero se comenzará a pintar una pequeña zona.
    En febrero se comenzará a pintar una pequeña zona. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ
    • El Ayuntamiento contribuirá con 70.000 euros al año para recuperar el blanco de los edificios y desterrar a las termitas

    El Puerto Viejo lucirá más blanco. El Ayuntamiento de Getxo ha concedido una subvención anual de 70.000 euros a la asociación de vecinos para que pinten las fachadas de las casas. Se trata de revivir una antigua tradición en un lugar de gran atractivo turístico que es un auténtico emblema en el municipio costero. Parte de ese dinero también se empleará en seguir con la lucha plurianual para acabar con las termitas que invadieron la mayor parte de las viviendas y para sufragar los gastos de la asociación.

    La sintonía que hay actualmente entre la barriada marinera y el Ayuntamiento es motivo de satisfacción. Aparte del Gobierno local, todos los partidos han fijado entre sus prioridades electorales a este barrio, que durante mucho tiempo ha sido igual de simbólico, aunque sin ayudas de la Administración.

    Pero ahora soplan vientos favorables. Ya a finales de 2015 se arrancó con la lucha contra las termitas, una plaga que asolaba la mayoría de las casas. También se mejoraron algunas bajantes de agua y se ejecutaron otras obras para combatir las humedades de muchas viviendas.

    El último paso, aparte de contemplar la construcción de un ascensor en los presupuestos, se ha dado en Junta de Gobierno recientemente. El Ejecutivo local –formado por PNV y PSE– destinará cada año 70.000 euros a la agrupación vecinal para que mejore el barrio. De 2016 a 2019, toda la legislatura, aportará esa cantidad anual. Parte de ese dinero irá dirigido a renovar la cara de las viejas casas de los marineros.

    No hay todavía una fecha de inicio para los trabajos, pero la previsión es empezar el mes que viene si se puede. «Primero se pintará una pequeña parte del puerto. Será el primer paso. Iremos piano, piano», confiesa satisfecho el presidente de la asociación, Iñaki Ulibarri, quien destaca que «desde hace cinco años hemos hecho una serie de propuestas al Ayuntamiento que van paulatinamente avanzando». A su juicio, se van logrando «puntos importantísimos».

    Trabajo conjunto

    La misma propuesta de pintar ha partido de los propios vecinos, rememorando una vieja tradición. «Se recoge así una antigua costumbre que existía en el municipio, por la que el Ayuntamiento daba pintura a los vecinos del puerto». El equipo de gobierno entiende que «el mantenimiento de las fachadas, y por lo tanto de la estética de un lugar tan singular del municipio, era prioritario para ambos».

    Pero no es más que otro paso adelante. Porque los responsables municipales aseguraron ayer que, «de este modo, se propone continuar avanzando en el trabajo conjunto desarrollado con los vecinos del Puerto Viejo para la mejora de este espacio emblemático y para establecer criterios urbanísticos de actuación». Los residentes ven avances muy positivos. Por ejemplo, parece que la lucha contra la plaga de termitas también marcha por buen camino. «Estamos contentos, porque cada vez salen menos y cuando vienen a hacer la revisión nos llaman. Lo vemos nosotros mismos en las inspecciones de las regletas», comenta Ulibarri.

    Recibe nuestras newsletters en tu email

    Apúntate