El Correo

Detenido el camarero de un bar de Sopela por traficar con droga en el establecimiento

  • Al parecer el empleado del local, en el que ya se produjo un arresto por sucesos similares en 2015, entregaba el hachís en botellines de cerveza

La actividad sospechosa en un bar, con clientes que entran y salen continuamente sin tiempo para consumir nada, es casi siempre la muestra más fiel de que algo raro sucede en el local. Y situaciones como esta, que se repiten a menudo, suelen desencadenar –por lo general–- en una operación policial. Agentes de la Policía Municipal de Sopela y de la Ertzainetxea de Getxo, en una actuación conjunta, detuvieron ayer a un camarero de un bar de Sopela por la comisión de un presunto delito contra la salud pública. El local cuenta además con un antecedente similar en agosto de 2015, cuando otro empleado fue detenido por cometer el mismo delito.

En esta ocasión, la actuación se inició después de que los agentes de la localidad costera detectaran de nuevo «una actividad extraña» por parte de los actuales arrendatarios y la clientela del establecimiento, «que llegaba, estaba un cortísimo espacio de tiempo y se marchaba», han indicado fuentes policiales. Abiertas las investigaciones, los agentes realizaron diferentes incautaciones a clientes que habían adquirido pequeñas porciones de hachís en el local. La última se produjo ayer mismo por la mañana, cuando una patrulla policial ocupó a un cliente la droga que acababa de comprar.

El operativo policial continuó entonces con la entrada y posterior registro tanto de la Policía Municipal como de la Ertzaintza, durante el cual intervinieron dinero. Bajo la barra, además, encontraron envoltorios impregnados con una sustancia marrón dentro de numerosos botellines de cerveza vacíos que, al parecer, servían para la entrega de la mercancía a la clientela. El camarero fue detenido y acusado de tráfico de sustancias estupefacientes, y el local ha quedado cerrado preventivamente.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate