Manifestación de los vendedores ambulantes en Bilbao: «No queremos volver a la clandestinidad»

Imagen de la protesta en Bilbao de los vendedores ambulantes./Manu Cecilio
Imagen de la protesta en Bilbao de los vendedores ambulantes. / Manu Cecilio

La administración les exige ahora cotizar sobre la base de 800 euros en lugar de los 200 anteriores

OLATZ HERNÁNDEZ

«¡La ley de extranjería es una porquería!». Tras una gran pancarta decenas de vendedores ambulantes se han manifestado este miércoles frente a la Oficina de Extranjería de Bilbao para denunciar lo que consideran una ley «discriminatoria y racista». La administración exige ahora a los vendedores cotizar sobre la base de 800 euros en lugar de los 200 anteriores. «Para nosotros es imposible conseguir tanto dinero al mes», denuncia uno de ellos.

«Cuando llegas aquí te piden que aprendas castellano. La mayoría tenemos títulos de soldadura, de limpieza... pero no nos valen porque nadie nos da trabajo. La única salida es vender en la calle», explica Pape Miang. Él lleva diez años en Bilbao y tardó tres en conseguir papeles: «Hay gente que lleva tanto tiempo como yo y todavía no los ha conseguido».

Desde 2015, los vendedores tenían la posibilidad de obtener una tarjeta de residencia como trabajadores por cuenta propia y luego renovarlo por otros dos. «Casi todos estamos aquí solos y, sin papeles, no podemos viajar a ver a la familia».

En Bilbao hay cerca de sesenta vendedores ambulantes de diversas nacionalidades. «Todos los meses pagamos a la Seguridad Social. Queremos que se nos deje trabajar», exigen. En la protesta también ha habido representantes de Ongi Etorri Errefuxiatuak y SOS Racismo. «Estamos aquí para mostrar nuestra solidaridad porque se están vulnerando sus derechos. Es inhumano», ha expresado Antxon Jauregi de Ongi Etorri Errefuxiatuak. «La movilización es la única herramienta que tenemos para cambiar esta realidad», ha añadido Elena Bezanilla de SOS Racismo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos