«Mi madre está dolorida por los golpes, y sobre todo con miedo. No quiere ir al tren»

«Mi madre está dolorida por los golpes, y sobre todo con miedo. No quiere ir al tren»
FERNANDO GÓMEZ

El hijo de la mujer agredida en la estación de Zorroza advierte de que «hoy le ha tocado a ella, pero podía haber sido cualquiera»

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

La mujer de 64 años agredida brutalmente el miércoles en la estación de Zorroza, «está físicamente con muchos dolores, con el labio roto y contusiones. Pero lo peor es lo psicológico, tiene miedo, ya no quiere ir al tren por si le están esperando, la tenemos que llevar en coche», explica uno de sus hijos a este periódico. El miércoles, como cualquier otro día, había madrugado para ir a trabajar. Tenía que coger el primer tren de la mañana con destino a Barakaldo para llegar a tiempo, por lo que tenía cierta prisa, según ha relatado la víctima en la denuncia que presentó horas después en la subcomisaría de Zabalburu.

Cuando llegó al apeadero, sobre las 5.15 horas, se encontró en la canceladora con una pareja que estaba golpeando la máquina. Por momentos también se tiraban por el suelo, por lo que le impedían el paso. Con toda su buena voluntad, la mujer les reprochó su actitud y les pidió que se retiraran del medio. En ese momento, el joven reaccionó de la peor forma posible y le asestó un puñetazo en la cara que le dejó una herida abierta en el labio. La viajera cayó al suelo y el agresor siguió dándole patadas. La mujer empezó a gritar pidiendo auxilio. Echó mano al teléfono móvil y el individuo se lo arrancó de la mano, lo tiró al suelo y lo rompió.

En ese momento, uno de los pasajeros que aguardaban en la estación se percató de lo que estaba ocurriendo y pese a que acababa de llegar el tren y lo iba a perder, acudió a intentar ayudar a la víctima. La aparición de este testigo en la escena ahuyentó al agresor y a la joven que le acompañaba, que salieron corriendo. Otra usuaria llamó al 112.

De inmediato se desplazó hasta el lugar una patrulla de la Ertzaintza y una ambulancia, que trasladó a la herida hasta el cercano hospital de Cruces, donde la atendieron en la unidad de Urgencias. La Policía autonómica está analizando las imágenes de las cámaras de seguridad de la estación para intentar identificar al agresor. «Hoy le ha tocado a mi ama, pero podía haber sido cualquiera«.

Hoy está convocada una manifestación en Zorroza, que saldrá de Zazpilanda a las 19.30 horas y recorrerá las calles del barrio para denunciar este caso y en contra de los realojos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos