Loewe abandona Bilbao después de 57 años

La tienda de complementos de Loewe funcionaba en El Corte Inglés desde septiembre de 2013./Ignacio Pérez
La tienda de complementos de Loewe funcionaba en El Corte Inglés desde septiembre de 2013. / Ignacio Pérez

La mítica compañía del lujo española ya sorprendió en 2013 al trasladarse de la Gran Vía a El Corte Inglés

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Loewe, la mítica firma del lujo española, se ha ido despidiendo de Bilbao de forma gradual. Si en el verano de 2013 sorprendió con el cierre de su histórica tienda de Moyua y su posterior traslado a El Corte Inglés, la compañía prepara ahora su marcha definitiva de la capital vizcaína. Con la fecha aún por determinar, el cierre se materializará en las próximas semanas. Con toda probabilidad, no se demorará más allá de un mes. «Será en breve», insisten fuentes del sector.

La empresa fundada en 1846 ha confirmado a este periódico el cese de la actividad, que inscribe en el marco de una estrategia para optimizar su red de tiendas. Responsables de Loewe evitaron pronunciarse sobre las razones que le llevarán a abandonar una ciudad a la que permanece ligada desde 1961, cuando ocupó los escaparates más codiciados de la Gran Vía, hoy en manos de la neoyorquina Michael Kors.

La marca cuya dirección creativa capitanea con gran éxito el galés Jonathan Anderson desvincula el inminente cierre del que llevó a cabo el pasado septiembre en Mallorca, ante la imposibilidad de renovar el contrato de alquiler con los propietarios del establecimiento de la capital palmesana. Durante los últimos años ha bajado la persiana de varios comercios en Barcelona y A Coruña. Por el contrario, se ha volcado en Madrid con la apertura, a finales de 2016, de su mayor tienda del mundo en el céntrico barrio de Salamanca. El pasado año inauguró otro local en Puerto Banús (Marbella).

Otras salidas de lujo

Calvin Klein y La Perla.
2005 significó el cierre de ambas. Recalaron en 1999 y solo aguantaron seis años. La empresa de moda americana confiaba en el «gran poder adquisitivo» de la villa, mientras que la compañía italiana de lencería no pudo soportar los 8.000 euros de renta mensual.
Zegna.
2009 despidió el estilo italiano: Zegna llegó en septiembre de 1998 y bajó la persiana en Marqués del Puerto defraudada por la «brusca» caída de sus ventas.
Diesel.
2010: La marca de jeans permaneció solo un lustro y admitió su «incapacidad» de conectar con la clientela bilbaína.
Gucci.
2015: Bajó la persiana de Elcano sin informar a sus empleados.

Loewe, que en 1996, coincidiendo con su 150 aniversario, pasó a formar parte de LVMH, el mayor conglomerado del lujo mundial, sigue el mismo camino que Louis Vuitton y una larga lista de marcas glamurosas cuya desaparición ha erosionado la imagen comercial de Bilbao. La sangría desde 2005 es incesante: Donna Karan, Calvin Klein,La Perla, Zegna, Gucci, Furla y la española Custo, entre otras muchas, vieron defraudadas sus expectativas por los altos alquileres, pero especialmente por las bajas ventas.

Alto poder adquisitivo

Todas estas etiquetas, incluida la juvenil Diesel, desembarcaron animadas por el alto poder adquisitivo de Bilbao y el 'efecto Guggenheim', pero los resultados económicos arruinaron bastante pronto sus ilusiones y la posibilidad de consolidar su presencia en la ciudad.

El Corte Inglés aprovechará la salida de Loewe, cuyo espacio ocupará Carolina Herrera, para reordenar su área de complementos con la incorporación de siete nuevas enseñas: Michael Kors, Coach, Guess, Tous, Parfois, Jo & Mr. Joe y Adolfo Domínguez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos