«Le llevó a rastras agarrado a la puerta y al soltarse la furgoneta le pasó por encima»

Herido grave un operario de una empresa cárnica del antiguo matadero de Zorroza que intentó frenar a unos ladrones

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Un trabajador de 33 años resultó ayer herido grave al ser arrollado por la furgoneta de los ladrones a los que intentó frenar cuando robaban a un cliente de la empresa cárnica para la que trabaja, una mayorista ubicada en el antiguo matadero de Zorroza. «Le llevó a rastras agarrado a la puerta y, cuando se soltó, la furgoneta le pasó por encima», explicaba, aún conmocionada, una tía del herido. El joven se encontraba ayer ingresado en Evolución de Urgencias con «fracturas de escápula, costillas y vértebras, y magulladuras por todo el cuerpo».

Ocurrió sobre las 8.50 horas en la calle Marino Archer, según informó un portavoz del Ayuntamiento de Bilbao. A esa hora, atendían a un cliente habitual que había dejado el vehículo con el portón abierto mientras iba metiendo la carne que compraba, explica una de las socias de la empresa. Ella se encontraba en la planta de arriba, en la oficina, cuando al levantar la vista hacia las cámaras de seguridad contempló a un individuo que corría con una caja. «Oye, que están robando», gritó la mujer. Su sobrino, que realiza los trabajos de mantenimiento, «salió corriendo» detrás del ladrón.

Al volante de una furgoneta blanca le esperaba su compinche, así que se montó en el asiento del copiloto. El empleado le siguió y llegó a sujetarse a la puerta. El vehículo arrancó y le llevó arrastrando varios metros. «Primero le ha intentado aplastar contra el muro y como se ha soltado, le ha pasado por encima», explica la tía. Los trabajadores de otras naves del polígono habían salido a la calle al escuchar el revuelo y «todos vieron cómo le atropellaba». «Le destrozó la ropa al pasarle por el torso».

La furgoneta se dio finalmente a la fuga. Sanitarios de una ambulancia trasladaron al herido, que «no podía mover un brazo», hasta el cercano hospital de Cruces. Agentes de la Policía Municipal de Bilbao, encargados de investigar el caso, se desplazaron hasta el matadero para recoger los testimonios y una descripción de los sospechosos.

«Una cosa es que te roben, que nos roban todos los días, hasta las alcantarillas; otra cosa es que cualquier día nos van a robar a nosotros mismos si te descuidas; y otra lo que ha pasado... La realidad supera la ficción», se duele la tía del herido, que prefiere mantener el anonimato. «Ya veníamos a trabajar aterrorizados, y a partir de ahora ni te cuento».

Temas

Bilbao

Fotos

Vídeos