Junto al escudo de Bilbao

Mari Paz Barrio, Nicolás Fernández, Natacha Loyola, Yolanda Echebarria y Mario Aumente. /JORDI ALEMANY
Mari Paz Barrio, Nicolás Fernández, Natacha Loyola, Yolanda Echebarria y Mario Aumente. / JORDI ALEMANY

El joven cocinero Jurgi Arejita inaugura al ladodel puente de San Antón el restaurante Ondori Botxo, cocina fusión entre lo autóctonoy lo asiático

TXEMA SORIA

El viejo Bilbao se está recuperando tras décadas de degradación. Desde hace unos años hay nuevos equipamientos, tiendas, bares y restaurantes, que están dando vida al Muelle Marzana y calles como Bailén, Dos de Mayo o San Francisco. Para ello ha sido necesario que jóvenes emprendedores decidieran que su proyecto vital pasa por trabajar día a día en un Bilbao olvidado hasta hace muy poco.

Uno de esos jóvenes es el cocinero Jurgi Arejita, que acaba de inaugurar junto al puente y la iglesia de San Antón -la imagen del escudo de la villa-, al lado del Mercado La Ribera, el restaurante Ondori Botxo. Jurgi siempre quiso ser cocinero. Estudió en la Escuela de Hostelería de Leioa y ha trabajado en restaurantes como Boroa o Kabuki. Ha sido jefe de cocina en el Umi Sushi Experience del hotel Igeretxe de Getxo y desde hace un año regenta el Ondori Izakaya, ubicado en el cercano Happy River. En esta ocasión se ha lanzado en solitario a la aventura.

El Ondori Botxo abre a las siete de la mañana, para que los más madrugadores puedan desayunar crepe de nutella y todo tipo de tortillas, sándwichs y tostas. Junto a la barra, el personal puede picotear carpaccio de atún ahumado con pesto de cilantro y menta; pan bao de papada con salsa de ostras; o hamburguesa de atún Echebastar. Pone un menú diario a un precio muy asequible y los fines de semana dispone de dos menús, de cinco y siete platos, en los que ofrece exquisiteces como dim-sum de rabo con parmentier de boniato o tartar de vieira con velo de espirulina, crema de marisco y ñoqui. Una cocina donde se hace fusión de Oriente con el producto local.

En la inauguración, presentada por Jesús Eguskiza y Virginia Aguado, estuvieron Adolfo Arejita, académico de Euskaltzaindia; la escritora Laura Uruburu; Olaia Arejita, Nicolás Fernández, Natacha Loyola, el cocinero Tomás Moncalvillo, Mari Paz Barrio, Yolanda Echebarria, Mario Aumente, el gourmet Gerardo Maza, Miren Gallarzagoitia -amama del golfista Jon Rahm-, Elvira Gaviña, Mati Luke, Jon Etxebarria, Inmaculada Gallastegi, Juan María Iraulogoitia, Pilar Álvarez, de EL CORREO; y el portugalujo Joseba Anzola. Se acercaron Beatriz Fernández, Nerea Ratón, Raquel Gómez, Gabriela Ortega, Elena Artenei, Erlantz Abaitua, Ane Miren Arejita, el cocinero Iñaki Lazkano, responsable del Sorginzulo de la Plaza Nueva; José Antonio Pardo, el pintor Juan Humaran, Héctor Sánchez, gerente de la Asociación de Hostelería de Bizkaia; Teresa Alonso y José Miguel Goikoetxea.

En el acto, donde el 'dj' Javi Gómez puso la música, se dejaron ver Javier Urrutia, Beatriz Pérez, Julen Urrutia, Óscar Garro, Aitor Astorkiza, David García, Ane Agirre, Maren Rodríguez, Cristina Gorostiaga, Rober de Quadra, Diego Puente, Nerea Guerrero, Olatz Lanz, Jon Maza, Guillermo Latorre, Iñaki García, Íñigo Sanz, Joseba Gorroño, del bar Txinpun; y Markel Urrutia, autor del magnífico mural que ilumina la pared del comedor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos