Un juez levanta la sanción municipal y permite reabrir mañana a Moma

Varias personas esperan para entrar en la discoteca Moma./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
Varias personas esperan para entrar en la discoteca Moma. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

La discoteca agradece el «apoyo incondicional» de la clientela y anuncia que las entradas serán gratis «todo el fin de semana»

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

Moma reabrirá sus puertas mañana después de que un juez levantara ayer de forma cautelar la sanción de cuatro meses y una semana que pesaba sobre la discoteca de Rodríguez Arias. Los propietarios de la sala, que interpusieron un segundo recurso contra el decreto del área municipal de Movilidad y Sostenibilidad por sobrepasar nuevamente los niveles de ruido, aplaudieron la decisión judicial y se reafirmaron en su voluntad de «no querer causar ningún problema a nadie en la ciudad».

La dirección de Moma agradeció a última hora de anoche a través de las redes sociales el apoyo «incondicional» del público y adelantó que las entradas serán gratuitas «todo el fin de semana. Es una buena noticia que queremos celebrar con vosotros por haber estado a nuestro lado todas estas semanas. ¡Os echábamos de menos! Hemos venido para no volvernos a marchar», promete en la nota difundida en Facebook. Moma reabrió sus puertas el pasado 2 de noviembre tras permanecer cerrada por espacio de un mes. A finales del mismo mes, el Consistorio volvió a ordenar el ceso temporal de la actividad del club tras infringir la normativa sonora.

«Os lo ponemos fácil»

Luis Ángel Rodríguez, uno de los dueños de la discoteca, explicó anoche a este periódico que conoció el levantamiento de la sanción ayer al mediodía, pero evitó concretar las razones del fallo hasta conocer «más a fondo» un auto que satisface plenamente sus pretensiones. El fallo se produce justo en el arranque del periodo navideño, uno de los más fuertes de la temporada. «Así que si estáis de cena de empresa, si queréis daros un respiro en los exámenes o si ya tenías ganas de visitarnos, te lo ponemos fácil con entradas libres el jueves, viernes y sábado», concluye el comunicado de una firma que mantiene en vilo al vecindario de Indautxu desde principios de año.

Los afectados sostienen la «imposibilidad de hacer una vida minimamente saludable» como consecuencia de la actividad de esta sala, que acumula 11 expedientes sancionadores. Lamentan que todos los fines de semana se enfrentan al mismo problemas: «peleas callejeras, vómitos y orines en las aceras, inseguridad ciudadana, insultos y ataques a los recepcionistas del hotel cercano»... Frente a este escenario, denuncian la «pasividad» del Ayuntamiento, concretamente del área dirigida por el socialista Alfonso Gil. «¿De qué sirven estas multas y sanciones si luego no se llevan a efecto o por un periodo muy corto. Solo pedimos un mínimo de decencia y seriedad y que no nos vengan con más milongas. Actúen, por favor, pero ya», han reclamado los vecinos en infinidad de ocasiones.

También el Hotel Ilunion, contiguo a la sala de fiestas. Tanto la cadena de la ONCE, que gestiona el local como Aranzazu, propietaria del inmueble, presentaron el pasado mes una demanda civil contra Moma. Lamentaron el daño «reputacional y económico» que padecen desde la apertura de la disco y el «inmediato cese» de las «inmisiones acústicas» que afectan a más de 40 habitaciones. En la denuncia interpuesta ante el Juzgado de Primera Instancia en Bilbao, subrayaron que la superación del umbral de decibelios tenía su origen en los ruidos procedentes de la discoteca, pero también en sus espectáculos en directo, la maquinaria de aire acondicionado y los comportamientos incívicos en el exterior de madrugada.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos