El juez cierra dos meses la discoteca Budha por exceso de aforo

La inspección tuvo lugar el 4 de octubre de 2015./LUIS ÁNGEL GÓMEZ
La inspección tuvo lugar el 4 de octubre de 2015. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

El Tribunal Superior considera que incurrió en una falta grave y le multa con 20.000 euros

EVA MOLANO

El ocio nocturno de la ciudad acaba de recibir un nuevo varapalo judicial. El 4 de octubre de 2015, los agentes de la Policía Municipal de Bilbao inspeccionaron la discoteca Budha de Alameda de Urquijo y comprobaron que superaba el aforo máximo, fijado en 333 clientes. Los responsables del local facilitaron datos y un agente realizó una inspección visual. El área de Seguridad Ciudadana les interpuso en febrero una sanción de cuatro meses de cierre por una falta grave contemplada en la Ley de Espectáculos Públicos por exceder en un 42% su capacidad; pero días antes de que se aplicara, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 6 aceptó el recurso de la discoteca contra su clausura cautelar. La resolución levantó ampollas entre los vecinos -que llevaban tiempo denunciando «los ruidos»- y entre el equipo de Gobierno, cuyos argumentos respalda ahora parcialmente la Justicia. El Tribunal Superior ha estimado el recurso contra el fallo de la magistrada de primera instancia y ha sancionado al establecimiento con 20.000 euros por aquellos hechos al considerar que incurrió en una falta grave. La sala, sin embargo, rebaja a dos meses el periodo de cierre impuesto en el expediente sancionador del área de Seguridad Ciudadana.

Desde el principio, el Ayuntamiento consideró que el Budha excedió el aforo poniendo en riesgo a las personas, una falta que la legislación de referencia contempla como grave. Los agentes contabilizaron 421 clientes en el interior de la sala. La resolución municipal elevó esta cifra hasta los 474. Mientras, la magistrada de lo Contencioso Administrativo número 6 redujo a leve la falta «por el propio proceder de la Policía, que no desalojó el local en el momento de la intervención», y por «la indeterminación del número de personas que excedieron el aforo».

88 personas de más

Ya en la fase de apelación, el letrado municipal argumentó que al menos, se excedió el aforo en un 26,42% -88 personas-, lo que igualmente entrañaba un grave riesgo ante cualquier contingencia, dificultando un desalojo ordenado de la Policía. También alegó que el establecimiento no adoptó medidas reparatorias antes de que se le abriera expediente. Y aunque los magistrados del Superior desechan ahora el grueso de los argumentos del local, sí que estiman que el Ayuntamiento quebró «el principio de proporcionalidad» de la sanción porque no había reiteración en el exceso de aforo. Los magistrados esgrimen que el área de Seguridad «optó injustificadamente por la sanción más gravosa de las posibles y bajo una premisa que se ha revelado errónea, que el porcentaje de exceso de aforo fue del 42%», en vez del 26,42%.

El equipo de gobierno, en la reunión contra el ruido

El edil de Obras y Servicios, Ricardo Barkala, asistirá en representación del PNV a la reunión convocada hoy a las 19.30 horas por las cinco asociaciones vecinales más activas contra el ruido y las molestias que genera la hostelería y la inseguridad ciudadana. La cita, que tendrá lugar en el centro municipal de distrito de Abando, en la calle Barrainkua, contará también con José Lorenzo Delgado, asesor del equipo de Alfonso Gil, así como con miembros de todos los grupos que integran la oposición.

El alto tribunal considera por este motivo que el cierre cautelar debe ser de solo dos meses. Aun así, añade que el establecimiento hostelero incurrió en el agravante de continuar con su actividad hasta el cierre, por lo que le impone una multa de 20.000 euros. Sin condena expresa en costas, la sentencia es susceptible de recurso de casación ante el Supremo o ante el propio Superior en el plazo de 30 días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos