Una joven sufre abusos sexuales en Bilbao al volver a su casa de madrugada

La última agresión perpetrada en Bermeo fue contestada ayer con una concentración de repulsa./Fernando Gómez
La última agresión perpetrada en Bermeo fue contestada ayer con una concentración de repulsa. / Fernando Gómez

Un individuo la abordó e intentó forzarla en la Campa de los Ingleses, pero ante su resistencia se apoderó de su móvil y escapó. La Ertzaintza tiene su descripción

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Una joven ha denunciado que en la madrugada del pasado domingo sufrió abusos sexuales por parte de un individuo, que también le robó el teléfono móvil, según confirmó ayer un portavoz del Departamento vasco de Seguridad. El ataque se produjo en torno a las seis y media de la madrugada, cuando la chica, estudiante, regresaba a su domicilio después de haber estado en una discoteca del centro de Bilbao. A mitad del camino, la joven se sintió indispuesta y decidió detenerse a descansar en la Campa de los Ingleses. De repente, apareció un individuo que la abofeteó e intentó abusar sexualmente de ella. El sujeto intentó bajarle los pantalones, pero ella se resistió y se inició entre ellos un forcejeo.

Finalmente, cuando la mujer se disponía a pedir ayuda por el teléfono móvil, el agresor se lo arrebató y salió huyendo. El agresor cruzó el puente y desapareció por la Avenida de las Universidades. La Ertzaintza, que cuenta con una descripción física del sospechoso, ha abierto una investigación tras recibir la denuncia de la mujer.

Agresor de Bermeo, a prisión

Por otra parte, el detenido por la agresión sexual a su expareja el pasado sábado en Bermeo, ingresó a última hora del domingo en la prisión de Basauri por orden judicial. Según la nota de prensa emitida ayer por el Departamento de Seguridad, aquella noche, el agresor vio a la víctima, con quien habían mantenido una relación sentimental, en el interior de un bar de la localidad pesquera, cuando la mujer salía del local junto a otro hombre. Cuando ambos caminaban por la calle, su expareja se aproximó a ellos con el coche, les abordó y obligó por la fuerza a la mujer a que se metiera en el vehículo, donde también se introdujo después su acompañante.

El conductor se dirigió entonces a un polígono industrial, donde continuaron los golpes a la mujer. El testigo recriminó la actitud al hombre, pero ante sus amenazas abandonó el lugar. A continuación, el agresor, también bajo amenazas y coacciones, obligó a la mujer a mantener relaciones sexuales en contra de su voluntad dentro del vehículo.

El detenido en Bermeo siguió a su expareja cuando salía de un bar junto a otro hombre y la obligó a subir a su coche

Alertados por el testigo, agentes de la Ertzainetxea de Gernika localizaron el vehículo del atacante en el citado polígono con las dos personas implicadas en su interior. Hacia las ocho de la mañana del sábado, los agentes detuvieron al presunto agresor por delitos de violencia de género y agresión sexual. El arrestado fue puesto a disposición judicial del juzgado de guardia de Gernika, cuyo titular ordenó su ingreso en prisión provisional. El episodio no ha tardado en desatar la indignación en Bermeo, donde cientos de personas se manifestaron ayer para mostrar su repulsa por este nuevo caso de violencia machista.

En la última semana se han registrado otros ataques a la libertad sexual de las mujeres en Bizkaia. Un joven de 23 años fue arrestado el pasado jueves por agredir a una menor la noche del sábado anterior en el Paseo de los Miradores de Basauri. Según la víctima, el acusado la siguió con una bicicleta después de que ella se despidiera de sus amigas y la mantuvo retenida durante 45 minutos. Días antes, el 26 de noviembre, era arrestado en un local de ambiente de Bilbao el presunto agresor de una joven estadounidense de 21 años. Se trataba de un hombre de 33 años, que abordó a la chica cuando entraba en el portal de su domicilio, en el centro de Bilbao.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos