El Correo

«Por las elecciones, esperábamos algo así en algún momento»

video

Policías inspeccionan el coche usado por el terrorista en los Campos Elíseos. / Reuters

  • Turistas y vecinos de los Campos Elíseos reciben resignados el ataque que sacudió la icónica avenida de la capital francesa

Los Campos Elíseos, que los franceses califican como «la avenida más bella del mundo», vio anoche sacudida su rutina nocturna por un ataque terrorista que varios testigos aseguraron que «era de esperar».

«Empezamos a ver gente que corría y se metía en las tiendas. Escuchamos los disparos, pero, sinceramente, pensamos que eran petardos», relató Koriche, un francés de 19 años de visita turística en París. Koriche, que situó el lugar de los disparos entre las tiendas de Marks and Spencer y Zara, hacia la mitad de la avenida, explicó que había estado varias veces antes en la capital, «pero después de esto no creo que vaya a volver en un tiempo».

El parisino Didier, de 37 años, se disponía a acudir a una velada en los Campos Elíseos cuando se encontró con el tiroteo: «Por las elecciones, esperaba que pasase esto en algún momento». «No tengo miedo, pero sí estoy disgustado por que no puedas estar nunca tranquilo», agregó. La misma opinión era compartida por la también francesa Martine, que explicó que «de todos modos esperábamos algo así».

Pese al ruido de los helicópteros que sobrevolaban la zona y las sirenas de la Policía, en muchos locales de los Campos Elíseos la noche continuó ajena a lo sucedido. Ese era el caso de la sala nocturna ‘Le Madam’, donde la música se oía desde la calle como si nada ocurriese en el exterior. El vigilante del local, Hafedh, musulmán y con más de 14 años de trabajo custodiando su entrada, reconoció que cuando escuchó los disparos pensó que se trataba «de las obras de enfrente». «Abrimos nuestras puertas y dejamos a la gente que llegaba corriendo que pasara. A los de dentro les dijimos que había habido un problema en los Campos Elíseos», explicó.

Hora y media después del ataque, Hafedh reconocía que «la zona está segura», por lo que «no hay motivo para interrumpir la velada», tras haber cerrado sus puertas un rato hasta que se calmó la situación.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate