El Correo

Misterios electorales

Escoceses ondean 'saltires' por todo el país
Escoceses ondean 'saltires' por todo el país / Reuters
  • Desde la habitación del hotel a la enviada le sorprende un sonoro '¡Viva España, viva España unida!' en plena consulta sobre la independencia de Escocia

En ocasiones, se cumple esa vieja máxima que dice que la realidad no debe estropear un buen titular y, en otras, es la realidad la que echa por tierra una idea brillante o, al menos un arranque de crónica resultón. Porque no me dirán que no es para sobresaltarse escuchar desde la plácida tranquillidad de la habitación del hotel justo cuando una se sienta al teclado un sonoro '¡Viva España, viva España unida!!!. Como lo oyen. La enviada aún no ha logrado volver a encajar la mandíbula en su sitio, aunque, pensándolo bien, la cosa tiene su lógica. Viendo el despliegue de senyeras, esteladas, ikurriñas, banderas flamencas, corsas, sardas y gallegas que hay hoy el centro de Edimburgo, es hasta comprensible el arrebato del turista español(ista) medio, pongamos que de Burgos o de Guadalajara. Pero no dejan de ser fabulaciones, y una inquetud añadida a las muchas preguntas que suscita esta jornada histórica en la capital escocesa.

Porque, veamos, ¿por qué en un país en que se cena a las seis de la tarde cierran los colegios electorales a las diez de la noche? Elemental mi querido Watson, porque aquí se vota en día laborable, y la masa acude a las urnas cuando sale del tajo, a partir de las cinco. ¿Por qué si solo hay dos montones de papeletas que contar, las del 'si' y las del 'no', el resultado no se conocerá hasta, aproximadamente, las 6 de la mañana? Pues porque se toman el recuento muy en serio y transportan las papeletas desde todas las urnas del país hasta medio centenar de centros de conteo.

¿Por qué suena una gaita todas las tardes a la misma hora en Calton Street? ¿Por qué duran tanto los semáforos en rojo para los peatones en Edimburgo? ¿Por qué la noche es territorio exclusivo de los del 'yes'? Las últimas preguntas son de más dificil respuesta, pero, en todo caso, esta enviada da fe del ambientazo que había ayer por la noche en Edimburgo, con coches ondeando 'saltires' por la ventanilla, alegres botelloneros independentistas en la explanada frente al Parlamento de Holyrood, estatuas de la libertad envueltas en los colores del 'yes'... Y alcohol, mucho alcohol. Lo que se dice una gaupasa prelectoral muy bien montada. Esta noche se espera más de lo mismo, una vigilia desprejuciada y festiva, con bailes, música y 'ales', para esperar los resultados. Los tuiteros del 'yes' ya se preguntaban si van a dar permiso especial a los pubs para flexibilizar horarios. Cuanta sabiduría. Esperemos que sí, por el bien de todos.