El Correo

Diez crímenes políticos salpicados con veneno

Rostros de las víctimas de algunos de los envenenamientos por cuestiones políticas.
Rostros de las víctimas de algunos de los envenenamientos por cuestiones políticas. / EL CORREO
  • El asesinato del hermanastro del presidente norcoreano con gas nervioso recuerda que Rusia y los países asiáticos se han especializado desde la Guerra Fría en solventar las diferencias mediante el uso de sustancias tóxicas

El pasado 13 de febrero, Kimg Jong Nang, el hermanastro del dictador de Corea del Norte, era envenenado en un aeropuerto malayo por dos jóvenes que le rociaron la cara con un producto que, según se ha sabido ahora, era agente nervioso 'VX', una sustancia considerada aún más letal que el gas sarín. Su muerte -todavía rodeada de misterio pese a que ya han sido detenidas dos mujeres por el caso y a que se considera el principal sospechoso a un diplomático norcoreano-, es similar a otros silenciosos crímenes con sustancias tóxicas que en Rusia y en países orientales comenzaron a cometerse en los inicios de la Guerra Fría. Estos son algunos de los principales casos en los que el veneno ha acallado a disidentes o resuelto diferencias económicas entre jerarcas chinos.

Aleksandr Litvinenko, en el hospital tras haber sido envenenado con polonio.

Aleksandr Litvinenko, en el hospital tras haber sido envenenado con polonio.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate