El Correo

El autor del ataque de Florida es un excombatiente de Irak con problemas mentales

vídeo

Una ambulancia, en uno de los hospitales en los que se atiende a los heridos. / Efe | Atlas

  • El detenido, un hombre de 26 años natural de Nueva Jersey, acabó con la vida de cinco personas e hirió a otras ocho. Hace dos meses le dijo al FBI que le estaban «forzando a pelear por el Estado Islámico»

Cinco personas han muerto y al menos ocho han resultado heridas en un tiroteo registrado el viernes por la tarde (hora española) en un aeropuerto de Florida. La Policía ha detenido al autor del ataque. Se trata de Esteban Santiago, de 26 años y natural de Nueva Jersey. Un exsoldado que había servido en Irak y había abandonado el ejército en agosto. En el momento de su detención portaba acreditación militar.

Poco antes de la una del mediodía en Florida, un hombre abrió fuego en la sección de recogida de equipajes del terminal 2 del aeropuerto de Fort Lauderdale-Hollywood, situado al norte de la ciudad de Miami y uno de los más importantes del estado de Florida. Fue arrestado sin resultar herido tras dejar cinco muertos y ocho heridos. Todo indica que el atacante actuó solo.

La investigación sigue abierta y no se descarta todavía una motivación terrorista. Mientras, se van conociendo más detalles de la biografía del autor. La Guardia Nacional de Alaska ha asegurado que fue desplegado en Irak como miembro de la Guardia Nacional de Puerto Rico entre abril de 2010 y febrero de 2011, en calidad de ingeniero de combate. Y a su regreso comenzó a sufrir problemas psicológicos. Hace cinco meses fue apartado por una labor «instatisfactoria».

Fuentes de la investigación explicaron que hace dos meses un hombre que responde a la misma descripción de Santiago entró en una oficina del FBI en Anchorage, en Alaska, mostrando «un comportamiento errático». Aseguró que lo estaban «forzando a pelear por el grupo yihadista Estado Islámico» y que la CIA controlaba su mente, al obligarlo a mirar videos de esa organización. Lo que llevó a los oficiales a enviarlo a un hospital psiquiátrico para su evaluación

Antes del ataque, el exsoldado estadounidense había viajado desde Alaska hasta Fort Lauderdale con una escala en Minnesota y había protagonizado un altercado en una de las escalas del viaje. Santiago supuestamente había declarado que portaba un arma en su equipaje, algo que no sorprende en un país donde el derecho a portar armas es garantizado por la Constitución.

Centenares de pasajeros así como personal del aeropuerto fueron evacuados y suspendieron todos los vuelos, que serán reanudados a lo largo de la jornada de hoy, aunque las aerlíneas aconsejan a sus usuarios consultar los horarios y las modificaciones.

«De repente, empezó a disparar a la gente»

Imágenes de televisión mostraban a los pasajeros corriendo para ponerse a salvo y a cerca de dos centenares de personas congregadas sobre la pista del aeropuerto. También mostraban numerosos vehículos de bomberos, socorristas y policías en la primera planta del aeropuerto.

Un testigo, Ismail Burke, ha narrado al canal ABC que caminaba por el terminal cuando escuchó gritos. «Entonces nos dimos vuelta y parecía que él (atacante) tenía un uniforme y un arma grande. De golpe empezó a dispararle a la gente. Corrimos al baño y así fue como pude salir de allí», relató. «Todo el mundo se dispersó, era una histeria masiva», contó otro testigo. Además, un vídeo tomado por un testigo con su teléfono muestra a una persona sangrando en el suelo del terminal 2 y a otras echadas o arrodilladas.

Trump envía sus «pensamientos y plegarias»

El exportavoz de la Casa Blanca, Ari Fleisher, ha tuiteado que estaba en el aeropuerto en el momento del tiroteo: «Hay disparos, todo el mundo está corriendo», escribió. «Todo parece calmado ahora pero la Policía no deja que nadie salga del aeropuerto, al menos no del área donde estoy», añadió por la tarde.

Tras ser informado del ataque, el presidente electo, Donald Trump, comentó en su Twitter que está «monitoreando la terrible situación en Florida» y envió sus «pensamientos y plegarias» a las víctimas. Mientras, el presidente Barack Obama dijo que tiene el «corazón roto» por el ataque: «No quiero hablar sobre ello, sólo decir que tengo el corazón roto por todas las familias que se han visto afectadas».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate