El Correo

Un ataque contra un vehículo diplomático británico causa cinco muertos en Kabul

Lugar del atentado en Kabul.
Lugar del atentado en Kabul. / Reuters
  • Al menos uno de los fallecidos en el atantado, que también ha dejado 33 heridos, es un ciudadano de Reino Unido

Un ciudadano británico figura entre los cinco fallecidos por el ataque suicida perpetrado contra un vehículo de la embajada de ese país en Kabul, en el que también han resultado heridas 33 personas, ha informado el Gobierno afgano.

El atentado ocurrió a las 10.30 hora local (6.00 GMT), cuando el suicida hizo explotar las bombas colocadas dentro de su coche al encontrarse cerca del vehículo diplomático en el este de la capital afgana, de acuerdo con un comunicado del Ministerio de Interior.

La Embajada de Reino Unido en Kabul ha informado de que uno de sus vehículos fue atacado y que un "gran número" de empleados de la legación diplomática han resultado heridos, pero no ha confirmado la muerte de uno de sus ciudadanos.

El portavoz talibán Zabihulá Muyahid ha reivindicado en Twitter la autoría del atentado dirigido contra "los invasores extranjeros" y ha afirmado que una docena de extranjeros han muerto en el ataque suicida, aunque los insurgentes suelen ofrecer datos erróneos sobre las consecuencias de sus acciones.

Oleada terrorista en Kabul

En las últimas semanas se han sucedido los ataques en Kabul, como el atentado al que sobrevivió la diputada y activista afgana Shukria Barakzai y que causó tres muertos y 20 heridos o el ataque suicida en el interior del cuartel general de las fuerzas del orden en la capital que acabó con la vida de un coronel. En otras zonas del país también continúa la violencia con la muerte hace tres días de dos soldados estadounidenses en un ataque insurgente y la matanza de 61 civiles en un atentado suicida en un partido de voleibol en el este del país.

Este tipo de ataques son, junto a los artefactos explosivos improvisados, los métodos más recurrentes de los talibanes para atacar a las fuerzas afganas e internacionales y en la práctica causan un elevado número de víctimas civiles.

Afganistán atraviesa una de sus etapas más sangrientas después de que el año pasado las fuerzas locales se hicieran responsables de la seguridad tras la retirada paulatina de la ISAF, que culminará a finales de 2014. No obstante, la OTAN ha anunciado que mantendrá en el país unos 2.700 militares a partir de 2015, mientras que Estados Unidos desplegará sobre el terreno alrededor de 9.800 soldados hasta el 2024.