El Correo

Detenidos el alcalde de Iguala y su esposa por su vinculación con la desaparición de 43 estudiantes

José Luis Abarca y su esposa.
José Luis Abarca y su esposa. / Archivo
  • José Luis Abarca y su mujer han sido arrestados en una casa de Iztapalapa gracias a un fuerte operativo desplegado por la Policía Federal de México

El alcalde de la ciudad de Iguala, José Luis Abarca, y su esposa, vinculados a la desaparición de 43 estudiantes, han sido detenidos en Iztapalapa, en un operativo desplegado por la Policía Federal de México, ha confirmado el portavoz de esa institución a través de Twitter, José Ramón Salinas.

Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda, han sido detenidos en una casa de la citada localidad que, al parecer, tenían alquilada y cuya propietaria pudo alertar a la policía de la presencia de ambos, de acuerdo con la fuente. Según informa el diario El Universal, la captura se ha producido gracias al operativo desarrollado por un grupo de elite de la Policía Federal.

Los detenidos han sido acusados de la desaparición de 43 estudiantes y el asesinato de otras seis personas de Ayotzinapa, ocurrido en septiembre pasado, según medios locales.

Más de medio centenar de detenidos

El pasado 26 de septiembre policías tirotearon en Iguala a alumnos de una escuela rural por órdenes presuntamente de Abarca, el entonces alcalde, que permanecía prófugo junto con su esposa, María de los Ángeles Pineda, y el secretario de Seguridad de Iguala, Felipe Flores, considerados autores intelectuales de los hechos.

Esa noche murieron seis personas, 25 resultaron heridas y 43 jóvenes fueron detenidos y entregados al cártel Guerreros Unidos, que se encargó de su desaparición, de acuerdo con las investigaciones de la fiscalía general de México.

Por el caso hay más de medio centenar de detenidos que incluyen a policías de Iguala y del vecino municipio de Cocula, así como miembros del grupo criminal, incluido su líder, Sidronio Casarrubias, quien reveló que cada mes el cártel entregaba elevadas sumas de dinero al alcalde e incluso decidía quiénes se integraban a la corporación policial.