Las instituciones se unen para defender el Cinturón de Hierro

El lehendakari Iñigo Urkullu durante la presentación del proyecto de recuperación del Cinturón de Hierro./ Jordi Alemany
El lehendakari Iñigo Urkullu durante la presentación del proyecto de recuperación del Cinturón de Hierro. / Jordi Alemany

El Gobierno vasco, las diputaciones, el Instituto Gogora y ayuntamientos presentan un trabajo de conservación de la línea defensiva que protegió Bilbao durante la Guerra Civil

MARTÍN IBARROLA Bilbao

Esta mañana, el Gobierno vasco, las diputaciones de Bizkaia y Álava y 33 ayuntamientos se han unido para presentar el proyecto de recuperación del Cinturón de Hierro. El acto organizado por el Instituto Gogora ha puesto en valor la línea defensiva que cavaron desesperadamente 14.000 personas –mujeres y niños mayoritariamente– ante el avance franquista durante la Guerra Civil.

El evento ha reunido a altos cargos de la política como el lehendakari Iñigo Urkullu o el Consejero de Cultura Bingen Zupiria y a numerosos representantes forales y municipales. «El cinturón de Hierro fue la infraestructura más grande jamás construida hasta entonces en Euskadi. Se diseñó una línea de 80 kilómetros en forma de herradura con 340 elementos arquitectónicos y trincheras. En su construcción participaron 14.000 personas, en su mayoría mujeres y menores de edad. Compartían el compromiso de defender los valores, democráticos, la libertad y los derechos de nuestro pueblo ante una sublevación antidemocrática y una guerra injusta. Nos une la memoria de víctimas de aquella guerra injusta.

El Instituto Gogora unificará el proyecto y se encargará de cohesionar las diferentes acciones de conservación y protección. Su directora, Aintzane Ezenarro, ha explicado que en el Gobierno vasco incoará en septiembre el expediente de protección con el que se pondrá en marcha el protocolo acordado entre todas las instituciones implicadas. A partir de entonces, y tras considerar las alegaciones, la Diputación deberá velar por la conservación de los más de 300 elementos que forman parte de esta línea defensiva. Cada Ayuntamiento se encargará de limpiar y mantener las infraestructura que les corresponden. «Se elaborará un plan y un presupuesto específico para cada municipio, dependiendo de la labor que deban realizar», ha detallado Ezenarro, quien aprovechó la ocasión para reivindicar el valor «olvidado» de las mujeres en este episodio. «Los hombres jóvenes combatían en el frente, por lo que las mujeres hicieron lo que siempre han hecho, se defendieron. Cavaron ellas mismas las trincheras acompañadas de niños y hombres mayores. Fue un momento épico que nos sirve para recuperar la memoria y los Derechos Humanos de aquellas víctimas».

El lehendakari ha querido remarcar la importancia de incluir este itinerario de búnkeres, zanjas y construcciones al itinerario de la Memoria Democrática de Euskadi. «Esta tarea memorial nos ha unido a representantes públicos de diferentes sensibilidades ideológicas. Tiene un significado pedagógico, busca conformar una sociedad con criterio crítico y firme frente a la amenaza de la guerra, el totalitarismo, el terrorismo o la violencia».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos