Indemnizan a un bilbaíno de 15 años al que extirparon un testículo por un error médico

Recibirá 52.700 euros del hospital Sant Pau i Tecla de Tarragona

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

El hospital de Sant Pau i Tecla de Tarragona ha indemnizado con 52.700 euros a la familia de un menor bilbaíno de 15 años al que tuvieron que extirpar un testículo debido a un error de diagnóstico cuando fue atendido en Urgencias. Los padres del adolescente han renunciado a presentar una reclamación administrativa.

El chico se encontraba de vacaciones cuando el 15 de marzo de 2016, sobre las 16.00 horas, acudió al hospital tarraconense por un dolor en el testículo derecho, que le provocaba además mareo y vómitos, según relata la reclamación de daños y perjuicios remitida al hospital. El menor fue sometido a una exploración física, tras la que le administraron un antiinflamatorio analgésico. Cuando remitió el dolor, le dieron el alta con prescripción de antibiótico y le indicaron que debía acudir a su médico de cabecera al cabo de diez días.

Prótesis

Así lo hizo. El dolor no bajaba y su médico de familia le envió de inmediato a Urgencias del hospital de Basurto, donde le realizaron una ecografía urgente y comprobaron que presentaba una «isquemia evolucionada y, además, de cierta antigüedad». «La única opción era la extirpación y colocación de una prótesis», señala la familia en su escrito. En su opinión, «la falta de pruebas diagnósticas más allá de la exploración impidió conseguir un diagnóstico de la real dolencia, permitiendo que la enfermedad se desarrollase hasta la pérdida del testículo». No se realizó una ecografía «de forma injustificable» y «descartar una torsión testicular sin una prueba de imagen es algo realmente arriesgado».

Concluye esta parte que «el error de diagnóstico es la causa de perder cualquier oportunidad de salvar el testículo mediante una cirugía precoz». En la reclamación se valoraba la pérdida del testículo en 100.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos