Hugo, el bebé que nació a pesar de la nieve

Un ciclista pedalea mientras la tormenta descarga con fuerza./
Un ciclista pedalea mientras la tormenta descarga con fuerza.

La Policía Municipal de Bilbao asistió y escoltó en plena tormenta a una mujer embarazada, de 38 años, que dio a luz en el hospital de Basurto

EVA MOLANO

El caos también alumbró buenas noticias. Todo el territorio amaneció con las carreteras impracticables y el transporte público paralizado, pero en el intervalo más crítico de la nevada a Teresa le llegó la hora de entregarse en cuerpo y alma al parto, ese ritual biológico imparable que puede llegar en momentos inoportunos. El temporal propició que esos instantes previos, siempre jalonados de anécdotas que se transmiten a los hijos como si fueran cuentos, se tornaran inolvidables. Teresa, una mujer de 38 años, y su marido, Javier De las Heras, de 39, pediatra de profesión, aguardaban en su casa de la Plaza Euskadi la llegada del pequeño Hugo. Todo estaba preparado y la ilusión se apreciaba desde hace días en el brillo de sus miradas. Pero al filo de las 8.30 de la mañana, ella rompió aguas rodeada por el manto blanco que cubría Bilbao, desde los barrios altos hasta las plazas más céntricas.

«Estábamos en casa y no teníamos manera de ir al hospital. El metro estaba colapsado, no había taxis y no podíamos coger el coche», relataba el padre. Fueron unos instantes de «gran agobio». Los nervios comenzaron a invadirles. «Así que llamé a la Policía para saber, simplemente, cuál era la manera de ir al hospital. Y me pidieron que avisara a SOS Deiak. Nosotros queríamos ir a Cruces, porque trabajo allí». La respuesta de la centralita resultó, cuanto menos, sorprendente.

«En el 112 me dijeron que probablemente tendríamos que dar a luz en casa porque no iba a dar tiempo», contaba el padre en el exterior de la Unidad de Partos del hospital de Basurto mientras esperaba todavía el nacimiento del bebé. Poco después, el personal del Área de Seguridad Ciudadana volvió a ponerse en contacto con la pareja para conocer si habían recibido la asistencia adecuada. Y les prometieron que les enviarían ayuda. Los agentes aparecieron a los diez minutos, poco antes que una ambulancia municipal, y les escoltaron hasta el hospital. El parto parecía «inminente» y se consideró más apropiado ingresarles en el centro más cercano, en Basurto. Nada más llegar, la madre fue trasladada hasta las salas de dilatación del pabellón Iturrizar. El propio concejal de Seguridad Ciudadana, Tomás del Hierro, relató en una rueda de prensa la anécdota de su traslado. «Una ambulancia y una patrulla la han llevado, no sin esfuerzo, al hospital, donde ha dado felizmente a luz a un niño, una noticia entrañable en medio de todo este caos», se felicitó.

Hugo, caprichoso después de tanta premura, se retrasó unas horas más. Nació a las 18.45 horas y pesó 3,18 kilos después de un parto sin complicaciones. Sus padres siempre conservarán, entre los intensos recuerdos del día, la «inestimable» ayuda de la Policía Municipal. «Se han portado genial con nosotros, estamos encantados». También quisieron mostrar su expreso agradecimiento al jefe de sección de emergencias médicas del área y a su enfermero.

Más información

Romper aguas en el metro

Además de Teresa, otras mujeres embarazadas vivieron su propia peripecia y se pusieron de parto en pleno temporal. Los técnicos de la red de Transporte Sanitario Urgente de Osakidetza trasladaron a una joven de Bermeo hasta Cruces. La recogieron en su casa a las siete de la mañana, pero la nieve en Sollube y los atascos en las carreteras provocaron que el trayecto se prolongara durante dos horas, el triple de lo habitual. La chica tenía contracciones cada diez minutos que se fueron acortando. «Dio a luz nada más llegar. La madre estaba a puntito. Un poco más y el bebé nace en la ambulancia», detallaron los técnicos. Sobre las nueve de la mañana, otra mujer rompió aguas en una estación de metro de San Mamés atestada de pasajeros por los retrasos. «Hemos llamado a la ambulancia y se la han llevado. Pero estaba bien», relataron a EL CORREO trabajadoras del suburbano.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos