La huelga en las residencias de Bizkaia seguirá en agosto

Protesta de las trabajadoras de las residencias de Bizkaia el pasado mes de mayo. / Ignacio Pérez

Las trabajadoras acusan a Unai Rementeria de «dar cobertura» a sus «precarias condiciones laborales y a un mal servicio público»

EUROPA PRESSBilbao

Las trabajadoras de las residencias de Bizkaia, que continuarán con la huelga durante todo el mes de agosto, tras más de 225 días de movilizaciones, han denunciado el «cinismo e hipocresía» del diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, por manifestar que «es momento de subir los salarios» por la recuperación de la economía, mientras que «da cobertura a nuestras precarias condiciones laborales y a un mal servicio público».

Esta convocatoria de huelga, acordada en la asamblea celebrada este pasado miércoles y que se prolongará «como mínimo» durante todo agosto, dará continuidad a la convocada hasta el próximo 31 de julio. Asimismo, la central sindical ha anunciado un encuentro «lo antes posible» con Emakunde tras conversar telefónicamente este jueves con el Instituto Vasco de la Mujer.

En rueda de prensa, las trabajadoras han argumentado su decisión de mantener la huelga a causa del «absoluto bloqueo» impuesto por las tres patronales del sector. «Estamos cansadas, pero no vamos a parar hasta lograr la dignificación del sector en Bizkaia», ha asegurado durante la lectura de un comunicado la representante de las trabajadoras, Yolanda Montero.

En el comunicado que han leído, se califica al diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, como «cínico» e «hipócrita» por manifestar que es el momento de subir los salarios y asegurar que quiere convertir a Bizkaia en un «buen lugar» para la gente mayor, «cuando como máximo responsable del servicio da cobertura a nuestras precarias condiciones laborales y a un mal servicio público».

«Lejos de buscar una solución ha centrado todos sus esfuerzos en desactivar la huelga e invisibilizar el conflicto. En ningún momento ha puesto el acento en la grave situación que atraviesa el sector», añade el comunicado.

Una de las portavoces del colectivo, Esther Saavedra, ha mantenido las críticas contra la Diputación vizcaína, ya que, a su juicio, «gran parte de las responsabilidad» de que se mantenga el conflicto es del ente foral. «La Diputación pone muchísimo dinero público para financiar a las empresas, que tienen beneficios muy cuantiosos a costa del dinero público, y por eso volvemos a insistir en que tiene la llave para resolver este conflicto, ya que gran parte de la responsabilidad es suya. Tiene que ser interlocutor en el conflicto, como licitador y financiador», ha mantenido.

La patronal asegura haber realizado la «mejor propuesta empresarial»

La Asociación Empresarial de Gestores de Centros Asistenciales (GESCA) ha asegurado que ha realizado la «mejor propuesta empresarial» que se haya hecho en un convenio sectorial en Bizkaia.

«Los grupos empresariales que formamos parte de la Asociación Empresarial de Gestores de Centros Asistenciales (GESCA), con una representatividad del 40% en el sector en Bizkaia, deseamos llegar a un acuerdo que solucione el conflicto laboral en las residencias», afirman en un comunicado.

Sin embargo, desde GESCA se añade que para lograr ese acuerdo «necesitamos que el resto de agentes involucrados cuenten con la misma disposición que tenemos los grupos empresariales asociados en GESCA»

Asimismo, las trabajadoras aseguran en el comunicado que sus reivindicaciones son «legítimas y también posibles», como muestra el convenio firmado en la Residencia Miravilla de Bilbao. «El fin del conflicto y la dignificación del sector es una cuestión de voluntad», añaden.

Finalmente, muestran su disposición de «continuar en la calle» hasta que el conflicto se solucione. «Somos mujeres que trabajamos en un sector feminizado y precario, pensado para nosotras, pero no somos ni sumisas ni calladas, ni lo vamos a ser nunca, a pesar de que ese sea su único objetivo», finaliza el texto.

Reunión con Emakunde

Durante la rueda de prensa, Esther Saavedra ha anunciado un encuentro «lo antes posible» con la directora del Instituto Vasco de la Mujer/Emakunde, Izaskun Landaida.

«Llevamos más de un año de conflicto, un tiempo durante el que Emakunde ha estado desaparecido, no nos ha hecho llegar ninguna adhesión o ha participado públicamente en ningún acto», ha lamentado.

«Ante esta situación, el pasado 22 de junio nos concentramos ante su sede, y ese mismo viernes realizamos una solicitud de reunión. El pasado 29 de junio recibí una llamada de la directora en la que me decía que tenía la agenda muy apretada, y que no es que no quisiera reunirse con nosotras, sino que no podía, y que ya me llamaría cuando la agenda le permitiera poner una fecha», ha apuntado Saavedra.

En esa conversación, según la representante de ELA, Landaida también le dijo «y fue de conocimiento oficial por primera vez para este sindicato», que se está tramitando un decreto de centros para la tercera edad, por lo que la remitió a un portal de Internet en el que se pueden hacer aportaciones «y me dijo que creía que era interesante que pudiéramos hacerlas», ha añadido.

«La llamada fue el pasado día 29 de junio y las aportaciones están abiertas hasta el 6 de julio. Además, el periodo para las aportaciones se abrieron el 12 de junio. Somos un sindicato que tiene más del 50% de representación en el sector en Euskadi y nos parece vergonzoso que nos hagan esa propuesta de ese modo después del tiempo que ha pasado», ha censurado.

Saavedra ha concluido señalando que tras denunciar estos hechos a los medios, «casualmente» este jueves por la mañana han recibido una llamada desde Emakunde con la pretensión de fijar una cita «ya». «Parece que esos problemas de agenda han desaparecido y que vamos a poder reunirnos», ha dicho.

Aunque durante la conversación telefónica no se ha cerrado ninguna fecha, desde ELA se ha deseado que la reunión se produzca «lo antes posible». «Para nosotras es algo prioritario y para Emakunde debería serlo también».

Fotos

Vídeos