El hotel Ilunion denuncia la quema de papeleras y peleas en su hotel por clientes del Moma

El Hotel Ilunion, emplazado en la céntrica Rodríguez Arias, sufrió la noche de Reyes y la siguiente diversos episodios vandálicos. / E. C.

El director lamenta que vigilantes de seguridad y recepcionistas se tienen que enfrentar «cada vez más noches a gamberros que van hasta las trancas y se dedican a amenazar»

Luis Gómez
LUIS GÓMEZ

El hotel Ilunion, contiguo a la sala de fiestas Moma, ha presentado dos denuncias ante la Ertaintza por la quema de tres papeleras y una pelea ocurrida en el hall del establecimiento. Los dos sucesos tuvieron lugar la semana pasada -la noche de Reyes y al día siguiente- y en ambos estuvieron implicados «clientes» de la polémica discoteca, según explicó a este periódico, Álvaro Díaz-Munío. Vecinos de la zona y responsables del Ilunion, perteneciente a la cadena de la ONCE, han alertado sobre el incremento de la inseguridad en Rodríguez Arias. El director lamenta que tanto sus vigilantes como recepcionistas tienen que hacer frente «cada vez más noches» a gamberros que «van hasta las trancas» y se dedican a «amenazar y atacar a nuestros trabajadores. Es gente que sale de la ‘disco’ y se dedica a joder al prójimo, y el prójimo soy yo», censuró.

La fotografía que ilustra esta noticia ha sido extraídas de un vídeo recogido por las cámaras de grabación del Ilunion. Según Díaz-Munío, la noche de Reyes varias parejas que acababan de salir, «a altas horas de la madrugada», de la discoteca accedieron al hall del hotel y empezaron a «pelearse». Los gamberros se enfrentaron tanto al personal de seguridad como a la recepcionista que medió en la pelea y rogó que abandonaran las instalaciones.

5 y 6 de enero. Ilunion lamenta que el pasado fin de semana sufrieron las «actitudes agresivas» de varios clientes después de abandonar Moma a altas horas de la madrugada

24 horas después de este incidente, un joven que vestía una llamativa chamarra de color amarillo prendió fuego a tres papeleras colocadas en la entrada principal del edificio y después se dio a la fuga «con absoluta tranquilidad». Empleadas de la limpieza salieron de inmediato al exterior para apagar las llamas. En la denuncia policial, el Ilunion detalla que el ataque fue perpetrado por otro cliente de Moma, que este fin de semana celebra su primer aniversario. Antes de quemar las papeleras, el individuo solicitó la hoja de reclamaciones a un camarero de la sala de fiestas, de donde fue expulsado sobre la cuatro de la madrugada del día 6.

«En zona hostil»

Díaz-Munío lamenta que estos sucesos se repiten cada vez con mayor asiduidad, si bien no tiene demasiadas esperanzas en que las denuncias presentadas esta semana sirvan para algo. «Es como si denunciáramos al aire. Al no ir dirigidas contra ninguna persona en concreto, no sirven para nada», reprocha el director, que alertó que los actos vandálicos se repitieron la madrugada del pasado jueves. «¡Lo mismo de todas las noches! Un tío se puso a jodernos en la puerta de recepción. El vigilante intentó echarle, pero, claro, es muy difícil mantener una conversación con un tipo que está hasta las trancas a esas horas».

«Esta gente se dedica a joder al prójimo y el prójimo soy yo», se queja el director del hotel

Frente a esta escalada delictiva, los inquilinos de los bloques residenciales cercanos al Moma han vuelto a censurar la pasividad municipal para atajar la «violencia juvenil» y el «incivismo» de ciertos colectivos. «Bilbao es una ciudad supuestamente modélica, pero un calvario para muchos vecinos. Calles y espacios de legítimo ocio acaban transformándose en zonas hostiles, con cada vez más acciones agresivas y desagradables para los ciudadanos», explicó un portavoz de Afectados Rodríguez Arias. Esta entidad, junto a otros tres colectivos, ha impulsado un frente común para hacer frente al ruido nocturno. «A ver si sirve para algo, porque luego los jueces se dedican a levantar las suspensiones que el Ayuntamiento impone a empresarios de la noche alegando que las mediciones de los técnicos municipales no son buenas», protesta Díaz-Munío.

Temas

Bilbao

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos